El espejismo 2.0

Eli Praiser, uno de los pioneros en comunicación online, publicó en 2011 “The Filter Bubble” (La burbuja de los filtros), un libro que ilustra las limitaciones que nos impone la web 2.0, que tan abierta parece.

Internet se hizo público con la promesa de ser una ventana infinita a toda la información registrada y una red de comunicación con potenciales insólitos, pero la realidad es muy distinta. En palabras del propio Zuckerberg, creador de Facebook, “Una ardilla que muera ante nuestra casa puede ser mucho más relevante para nosotros que las personas que mueren en África” desde visiones del mundo tan individualistas han nacido herramientas informáticas que permiten al usuario una “personalización” de su realidad virtual y provocan que la virtualidad trascienda a nuestras vidas.

¿Quién no ha notado que los anuncios que aparecen al margen del mismo Facebook cambian en función de qué páginas hayamos visitado recientemente? Eli Praiser va más allá y llega a puntualizar que las publicaciones de sus amigos con una opción política distinta de la suya desaparecieron de un día para otro de su newsfeed, privándolo así de un intercambio sano y fluido de puntos de vista. La página, simplemente, entendió que por no ser perfiles muy visitados no eran de interés para él.

Pero, no estamos hablando de un filtro que se aplique a las redes sociales, de hecho al buscar desde distintas IP una misma palabra o frase en Google los resultados variarán considerablemente en función de las búsquedas anteriormente realizadas desde esas direcciones, el país en que esté registrada la IP, etc. Esta variación no se reduce al orden en que aparezcan los resultados, sino también a su naturaleza. Internet, esa ventana al mundo, que nos iba a comunicar a todos con todos e iba a permitir la transmisión de conocimiento sin barreras se vuelve de pronto un espejismo permanente. Si no somos conscientes de los filtros que se aplican a nuestras búsquedas podemos caer en el error de creernos informados por el mero hecho de buscar información en la red de redes. La censura ha llegado a la red, y no nos referimos a la censura países como China que limita el tráfico de información contraria al régimen, sino a la censura invisible, una ilusión óptica que deforma nuestra realidad hasta convertirla en algo muy próximo a lo que nosotros desearíamos que fuese.

Por eso, los profesionales de la Comunicación tenemos que ser conscientes del escenario real y no del teórico a la hora de plantear y ejecutar las acciones on line que diseñemos para nuestros clientes.

 

Por Sofía Requeijo, consultora. España. 

@S_Requeijo

 

 

Sin comentarios aún.

Escriba un comentario

Mensaje

istanbul evden eve nakliyat