La Comunicación en proyectos empresariales

 

Estrategia, 31/08/2012.- De un tiempo a esta parte, importantes proyectos empresariales en Chile han sido paralizados, o enfrentan un futuro complejo e incierto, ya sea por sentencias judiciales, o por decisiones o trabas políticas, basadas en iniciativas ciudadanas de diferente naturaleza.

Las actitudes públicas respecto de las empresas y de los proyectos que éstas promueven, han cambiado. Los ciudadanos ya no son meros observadores pasivos de lo que les afecta, sino que sus opiniones se dejan sentir cada vez con más fuerza y esperan que sean tenidas en cuenta.

Ello se evidencia en una creciente participación e intervención de las comunidades y grupos organizados, ya sea a través de protestas o manifestaciones, o acudiendo a los tribunales y/o a los medios de comunicación; una mayor exigencia en relación a los temas medioambientales, y una creciente presión para que se escuchen y atiendan sus demandas.

Hoy las empresas requieren una licencia social para operar, lo que implica desarrollar una “inteligencia de negocios” basada en conocer, comprender y administrar aquellos aspectos del entorno que pueden favorecer o perjudicar la factibilidad de un proyecto y, por ende, su rentabilidad.

A la hora de poner en marcha sus proyectos, las empresas suelen concentrarse de forma casi exclusiva en resolver las cuestiones económico-financieras, administrativas y legales, y con frecuencia se olvidan de los temas ‘periféricos’, que permiten tener un conocimiento exhaustivo de la situación de entorno en el que se desarrolla el proyecto, desde el que construir estrategias comunicacionales de respuesta.

Por ello, uno de los grandes retos de las empresas reside en investigar todos los antecedentes y medir los potenciales riesgos de carácter social, político y mediático que puedan afectar a sus planes, al objeto fomentar espacios de vinculación y diálogo con determinados grupos de interés, intervenir en los procesos de formación de los estados de opinión, y neutralizar o minimizar eventuales crisis, o situaciones no deseadas.

El cumplimiento estricto de la ley y de los procedimientos administrativos, es una condición necesaria, pero no suficiente, para que lograr el éxito de un proyecto empresarial. Sólo quien escucha, observa, analiza y gestiona los diferentes escenarios con sensibilidad e inteligencia, estará en condiciones de obtener algo cada vez más indispensable para el desarrollo de iniciativas empresariales: comprensión, legitimidad y respaldo social.

Puede ver la reseña aquí.

Sin comentarios aún.

Escriba un comentario

Mensaje

istanbul evden eve nakliyat