Nuevo CEO y nuevas necesidades de comunicación | Estudio de Comunicación

Nuevo CEO y nuevas necesidades de comunicación


El Publicista, 17/02/2012.-
 La llegada de un nuevo consejero delegado a la empresa abre la puerta a un amplio abanico de nuevas necesidades de comunicación tanto interna como externamente. ¿Quién es el nuevo consejero delegado de la compañía?, ¿cuáles son sus logros anteriores y cuales son sus planteamientos a futuro?, ¿qué piensa modificar de inmediato?, ¿peligrará mi puesto de trabajo como persona de confianza del equipo directivo anterior? Son algunas de las muchas interrogantes que rodean el aura misteriosa que todos presuponemos al recién aterrizado, nuevo o nueva primer espada de la empresa en cuestión.

Hay muchos escollos que el nuevo capitán tendrá que salvar en los primeros días al mando de su nueva nave, a todos nos cuesta un cambio profesional y los comienzos en una nueva función no están exentos de dificultades, como las propias personales de cambiar el entorno familiar de los nuestros o saberlos a miles de kilómetros de distancia mientras nosotros nos ponemos a la tarea de integrarnos en la compleja maquinaria de la nueva compañía. Si a eso añadimos el estar en el punto de mira tanto de empleados como de prescriptores, medios de comunicación y público en general que si el nombramiento es sonado también querrá comentar, ya tenemos todos los ingredientes para generar máxima audiencia.

Internamente la expectación será elevada y la incorporación además de desatar odios y pasiones acarreará ajustes que repercutirán en la cultura corporativa dela compañía. Elnuevo ejecutivo tratará de optimizar la manera de hacer ciertas cosas y, por qué no decirlo, de conseguir que se hagan acorde con su propio estilo. A menos que se estén haciendo las cosas muy mal, su llegada no cambiará radicalmente el rumbo de la compañía, pero no sería un buen gerente si no adoptara sus propias medidas, las cuales podrán producir estupor o recelo y suscitarán algún que otro temor, por lo que fiel a la máxima de la transparencia además de adoptarlas deberá hacerlo saber. Por ello es importante gestionar adecuadamente la comunicación de la llegada de ese nuevo ejecutivo para poder sacar el mayor partido al momento y sentar las bases de una sólida estrategia de comunicación y visibilidad.

Una comunicación eficaz y transparente pasa por informar en primer lugar a los empleados y no permitir que se enteren por los medios de una noticia que les afecta directamente. La plantilla lo agradecerá y lo valorará. Informarles a tiempo conseguirá neutralizar predisposiciones negativas, aclarar detalles, desmentir rumores y, sobre todo, hará bajar la guardia para que los empleados no esperen al nuevo jefe con los “cuchillos afilados”.

Con la tecnología actual una noticia puede saltar del email de un miembro del equipo a las redes sociales en cuestión de segundos y poco más tardarán en enterarse los medios; no hay nada como decir “y este anuncio aún es confidencial” para que la información llegue, seguramente por error, a los periodistas.

Como no podría ser de otro modo si el fichaje del nuevo máximo responsable ha sido estelar habrá codazos entre los medios por ser los primeros en contar la primicia, tanto si el nuevo Consejero Delegado viene de una empresa competidora como si es un perfecto desconocido para este mercado por provenir de otro país si estamos hablando de un grupo internacional. Lo cierto es que sea cual sea el origen de la nueva “cabeza visible” de la organización su llegada no dejará indiferentes ni a los de dentro ni a los que están fuera de la compañía.

Las páginas de los diarios económicos están repletas de nombramientos que leemos de pasada mientras buscamos las secciones habituales en las que se ubica la información que por placer o deber consumimos y en la que nos detenemos de una manera rutinaria y metódica. Así que si no queremos que la noticia de la llegada del nuevo capitán de nuestro barco pase de largo y sea una gota de agua en el océano de la vorágine informativa debemos planificar bien cuándo y cómo lo anunciamos.

Aunque es cierto que el momento idóneo nunca lo vamos a encontrar si que cabe distinguir entre fechas más o menos óptimas para comunicar externamente la incorporación de un nuevo consejero delegado ala empresa. Cabeesperar que el anuncio pase sin pena ni gloria si elegimos para darlo a conocer el mismo día en el que se comunica la tan esperada composición del Gobierno, simplemente por la propia predisposición de los lectores ese día en cuestión, que será más que nula para todo aquello que no esté relacionado con el citado anuncio gubernamental.

Además hay que suponer que los periodistas estarán interesados en conocer en una entrevista personal más de cerca al nuevo consejero delegado con lo que flaco favor le hacemos si lo lanzamos al estrellato mediático y le programamos un maratón de entrevistas sin haberlo preparado convenientemente para ello. Así que un afán desmesurado por comunicar su llegada precipitadamente, en un intento por taponar filtraciones sobre su incorporación, puede volverse en nuestra contra y sobreexponerle de manera innecesaria sobre todo en los primeros días en los que tendrá que librar batallas en muchos y variados frentes.

Si como departamento de comunicación somos los responsables de su imagen, contribuiremos a mejorarla si planificamos qué le decimos a los medios sobre el nuevo consejero delegado y cuando es el momento más apropiado para hacerlo. Es una medida tan obvia que a veces se nos olvida aplicarla. Saber también como comunican nuestros competidores estos cambios puede darnos pistas que nos sirvan para diferenciarnos y empezar a marcar tendencias desde el minuto cero.

Por aquello de que la primera impresión es la que cuenta, no deberemos arriesgarnos a transmitir esa impresión hasta que no estemos seguros de que será la mejor para los intereses de la compañía y del propio consejero delegado, si encandila y se gana a su público con un acercamiento sereno en el que siente las bases de una política firme y beneficiosa para la compañía tendrá mucho terreno ganado si en un futuro debe pasar por momentos difíciles y estar en el punto de mira de todos los medios, que con los tiempos que corren, todo puede ser.

Puede ver el artículo en  El Publicista.