El acierto del error de EL PAÍS

Prnoticias, 27/03/2013.- El pasado mes de enero, el periódico más leído de España salía a la calle con una foto falsa, en portada y a cuatro columnas, de un moribundo presidente de Venezuela en el transcurso de una de las operaciones a las que se ha sometido en Cuba para atajar el cáncer que sufría desde hacía tiempo y que finalmente le provocó la muerte. Una imagen muy potente, que reunía todos los ingredientes de emotividad y morbosidad necesarios para tentar a cualquier diario y empresa periodística que busca la rentabilidad en un sector cada vez más debilitado por la recesión económica.

El director del diario, Javier Moreno, fue el primero en asumir la equivocación calificándola de uno de los “mayores errores de su historia”, y tras anunciar cambios para mejorar el método en la toma de decisiones, publicaba en el propio diario el relato pormenorizado de los hechos acaecidos hasta la publicación de la imagen. Esta decisión resultó ser un acierto al que no estamos acostumbrados ni en el entorno periodístico ni, desde luego, en la vida política española: el reconocimiento del error, las disculpas y el propósito de enmienda.

Aunque no es comparable, me vienen a la memoria otros casos en los que, lejos de reconocer los errores cometidos, se hizo “mutis por el foro” o “se echaron balones fuera”. En 2011 un periodista de TVE narraba una noticia sobre la crisis de la prensa y la desaparición de algunos medios. Entre ellos, en una imagen, aparecía La Gaceta que tuvo que ponerse en contacto con RTVE para conseguir una rectificación. El rotativo español criticó entonces que nadie asumiera su responsabilidad por el error y que culparan a una becaria de ello.

A veces, incluso, se tiende a “matar” a las personas antes de tiempo por la premura de ser los primeros: en 2011 el Canal 24 horas informaba de que ex primer ministro israelí Ariel Sharón, quien se encuentra en estado de coma desde hace más de 5 años, había fallecido. En esa ocasión, en vez de una becaria, fue un tuit del ex secretario general de la OTAN Javier Solana, el que provocó la confusión. Unos años antes, en 2007, las redacciones digitales de El Mundo, ABC y Público se apresuraron en difundir un teletipo de la agencia Europa Press que aseguraba que el escolta de un edil del Partido Socialista de Euskadi había fallecido tras la explosión de un coche bomba en Bilbao, cuando, en realidad, resultó herido.

La complicadísima situación económica en la que se encuentran la mayoría de las empresas periodísticas y la proliferación de las redes sociales como nuevas fuentes de información ha empujado a los Medios de Comunicación a una vertiginosa competición por conseguir primicias, descuidando, en ocasiones, la veracidad de las mismas.

El cúmulo de escándalos y corruptelas que se publican en los Medios diariamente obedece en pocas ocasiones al ejercicio de un periodismo de investigación serio en el que se contrastan las fuentes y más a filtraciones interesadas de los poderes fácticos implicados en los mismos.

En Comunicación pasa lo mismo: la precipitación nunca es buena y la mentira nada rentable. Si no que se lo digan a algunos dirigentes políticos que tras los últimos escándalos que amenazan su hegemonía en el Gobierno han salido a la palestra antes de tiempo con negaciones y afirmaciones rotundas que posteriormente han sido difíciles de matizar y que han deteriorado gravemente su imagen.

La Comunicación necesita de prudencia, previsión y claridad. Como los controladores del tráfico ferroviario o aéreo, que vigilan la trayectoria de trenes o aviones, nuestro cometido como consultores, a la hora de elaborar la estrategia de comunicación más acertada, es tener en cuenta la trayectoria pasada y subsanar o contrarrestar las incidencias o errores que puedan desviarnos de nuestra trayectoria futura para llegar a nuestro objetivo final, a tiempo sí, pero más importante que ello, con seguridad, sin poner en peligro la imagen de nuestros clientes.

 

@Cristina_RubioP

Puede descargar el artículo o acceder a la página de Prnoticias. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.