40 años de Constitución española: La revalorización de la carta magna

La Constitución Española cumple este jueves 40 años en medio de un debate político sobre su vigencia y entre ataques de quienes la han utilizado como herramienta política para movilizar a la opinión pública a favor de sus respectivas causas. El debate sobre la necesidad de reformarla ha sido recurrente en la última década. Sin embargo, la reciente muestra desacomplejada de apoyos públicos sí que representa una novedad que permite a la Ley de Leyes llegar con fuerzas renovadas a su aniversario.

La Carta Magna inició el siglo XXI con un creciente descrédito político sobre su vigencia. Entre quienes promovían y promueven una “necesaria actualización”, se encuentran aquellos que defienden que la Constitución Española de 1978 es producto de un momento histórico concreto y que es necesario renovar los consensos involucrando a los más jóvenes. Sin embargo, impugnaciones en momentos políticos tan diversos como el 15M o la crisis catalana han devuelto a la Constitución el interés, el respeto y la trascendencia que parecía haber perdido.

En Comunicación decimos siempre que los momentos de crisis ofrecen a las empresas una oportunidad para mejorar su reputación y recuperar el valor de su marca en el mercado. Si bien en la última década los detractores de la Constitución parecían haber ganado la batalla del relato (“está desactualizada”, “más de la mitad de los españoles censados no la ha votado”, “los acuerdos del 78 ya no son válidos”), la reciente crisis catalana ha impulsado la revalorización de la Carta Magna entre los ciudadanos y algunos partidos políticos, que han mostrado confianza y reivindicado los valores del marco que rige nuestra convivencia. Que uno de los bloques políticos en Cataluña se reivindique como “constitucionalista”, asignándole el nombre y desarrollando una “marca” en torno a la defensa de la Constitución por encima de las ideologías, es una prueba de esa revalorización.

Salir reforzado de una crisis no es el punto final. El trabajo de Comunicación debe continuar para consolidar el valor de una marca. Dejando a un lado el debate sobre si es necesaria o no una reforma, conviene aprovechar este nuevo impulso que vive la Constitución Española, y su 40 aniversario, para desde las instituciones resaltar su trascendencia y hacerla visible, poniendo en valor la ley que garantiza los derechos y libertades de todos y nos protege de los abusos de poder en nuestro día a día. Una labor comunicativa serena pero con convicción, que esté liderada desde el primer nivel e implique a la opinión pública.

Por Aída Prados, consultora sénior en Estudio de Comunicación España.

@prados_aida

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.