Alerta google alerta

alerta_google

Si algo tiene la red que la hace imprevisible es el eco de sus mensajes y el miedo de quienes son blanco de ellos. Todos los que trabajamos en torno a la Comunicación tenemos activadas varias alertas de Google para que nos avise de cualquier información que aparezca en la red sobre un tema que nos interesa.

Los profesionales somos conscientes, o al menos deberíamos serlo, de que una misma noticia puede tener decenas de réplicas en la red, pero no caemos en pánico si de pronto vemos la conocida palabra Alerta de Google llenando nuestra pantalla de ordenador o blackberry. Sabemos que la importancia de que aparezca la información no se debe al número de medios que recogen una noticia, sino al número de lectores reales que tiene los medios donde aparece.

Sin embargo, los directivos de las empresas no son conscientes de esta diferencia y acuden asustados a sus responsables de comunicación al ver decenas de entradas sobre una noticia de su compañía en la red. De poco vale hacerles ver que, en la gran mayoría de los casos, son medios muy marginales los que replican las informaciones y que son seguidos por un grupo ínfimo de internautas, ni que una alerta de Google no significa que toda la red haya leído la noticia.

La falta de criterio valorativo hace que cualquier información que aparezca en el correo electrónico se tienda a magnificar. Es nuestra labor y nuestra responsabilidad, como expertos en Comunicación, poner un poco de cordura en este mundo cibernético y mostrar que una información que aparece en Internet, en donde desgraciadamente la impunidad es moneda común, no se puede valorar igual que la prensa seria, sea o no “online”.

Debemos frenar a ciertos medios electrónicos que han hecho bandera del “todo vale” y de “injuria que algo queda”. Si nosotros somos los primeros en desprestigiar ese tipo de panfletos electrónicos (me resisto a incluirlos dentro del Periodismo) habremos puesto una pieza más en hacer una red más libre, porque la libertad está reñida con la mentira y la falsedad. Aún así, siempre que encontremos una información “inquietante” sobre nuestra compañía, sea en el medio que sea, debemos aclararla internamente antes de que se convierta en un rumor, el peor enemigo de una buena Comunicación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.