Carnes procesadas y procesar la información

Esta semana hemos vivido rodeados por las consecuencias de una noticia que ha estropeado la digestión a más de uno: La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaraba esta semana el aumento del riesgo de sufrir cáncer a raíz de consumo de carne procesada como puede ser las hamburguesas, las salchichas, el beicon o el embutido, y habla de la posibilidad “carcinógena de la carne roja”.

Desde el momento que la noticia llego a mis oídos, no han sido pocos los familiares y amigos que me han propuesto renunciar a la carne roja y he visto a través de la web diversas noticias que sin llegar a ser erróneas, daban lugar a la confusión del lector en este tema y no eran lo suficientemente claras.

Reconozcámoslo, no es un tema sencillo, el consumo de carne roja es, en este país, un habitual de nuestras costumbres que aún encima tiene relación con una enfermedad que en mayor o menor medida a todos nos afecta, ya sea por un caso cercano, etc. Pero, ¿se ha comunicado con responsabilidad este tema? Mi perspectiva es que no. Se debe ser mucho más preciso con la información, generando una estructura que no permita la confusión del lector o espectador y abandonando los titulares apocalípticos que no han dejado de replicarse esta semana. Es importante exponer con rigor los datos y su pertinente explicación para que el lector pueda sacar sus propias conclusiones al respecto, pues eso es, en definitiva, el periodismo de calidad.

Hemos de tener en cuenta que el daño que puede hacer un mal titular es, en muchas ocasiones, irreparable y el trabajo que le puede costar a una empresa, una institución o en este caso  a una industria intentar revertir la situación es enorme. Creo que es necesario hacer un ejercicio de reflexión de hacía a dónde avanza el periodismo, cuáles son nuestras prioridades y, sobre todo y más importante, cuáles son nuestras responsabilidades y es que recordemos que en comunicación una mala palabra en el contexto adecuado puede cambiar totalmente la percepción del lector.

Desde la óptica de la Comunicación las empresas afectadas y sus asociaciones patronales tienen por delante el reto de recuperar la imagen perdida y reparar el daño. No será fácil ni rápido.

Por Pedro Soto, consultor de Estudio de Comunicación España.

@pedrosotoft

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.