Cataluña: Silencio empresarial que habla por sí solo

 

Ya tenemos resultado de las elecciones catalanas, en las que el Honorable Presidente ha conseguido lo que parecía imposible: crear mayor incertidumbre en los mercados mundiales sobre España, perder las elecciones bajando en más de 12 diputados la representación de su partido y resucitar a la Izquierda independentista que duplicó sus resultados. Confío en que por fin vuelva la sensatez a la clase política catalana -si es que eso es posible en una clase política- una vez pasadas las necesidades electorales y tras el castigo de las urnas.

Desde la óptica de la comunicación empresarial el asunto del posible independentismo plantea una disyuntiva que trae de cabeza a muchos empresarios: hablar o no hablar, dar su opinión o no darla. Casi todos ellos han optado por el silencio, pues entienden que, digan lo que digan, “puede ser empleado en su contra” por clientes u otros públicos de interés en Cataluña o en el resto de España. Piensan que si el empresario se pronuncia a favor del independentismo, puede ser castigado con un boicot a sus productos en otras zonas del país; y si se muestra contrario a las tesis secesionistas, el castigo procederá de los ámbitos más nacionalistas, muy activos y beligerantes. En definitiva, la inmensa mayoría callan, aunque sientan ganas de decir algo.

Otros hablan, pero en voz muy baja y lo malo (ver artículo de Luis Ventoso en ABC) es cuando dicen una cosa en cada sitio, intentando quedar bien con todos a la vez. Y es aquí donde la postura es más criticable.

El silencio puede ser una estrategia. La hipocresía y la mentira no. Si alguien como ciudadano es partidario activo de una postura y la defiende en Cataluña ante quien quiera escucharle, no puede luego ir a Madrid a decir lo contrario, para intentar sacar tajada en ambos lugares.  En comunicación, en la era de Internet y las redes sociales, de los teléfonos móviles y el periodismo ciudadano, es prácticamente imposible nadar y guardar la ropa.

Hay silencios que hablan por sí solos y el de muchos empresarios catalanes es uno de ellos. Al final, ese silencio tal vez haya contribuido a que sea la Izquierda catalana la que ha salido mejor parada de estas tristes elecciones, porque unos los que tenían que pronunciarse y liderar la sociedad no lo han hecho.

 

 Por E.C. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.