CEO: liderazgo y reputación corporativa

El liderazgo… ¿qué liderazgo? ¿El papa Francisco, el presidente Macri, Leo Messi, Luis Pagani?… ¿o la Iglesia católica, la Nación Argentina, el FC Barcelona o Arcor? ¿A quién, o a qué, se refiere el liderazgo? ¿A las personas o las organizaciones que esas personas dirigen? La respuesta, en mi opinión, es que esos cuatro liderazgos son indistinguibles porque, hoy por hoy, se encuentran ininterrumpidamente asociados como lo están los puntos de un círculo. Y ese círculo, que constituye el liderazgo, puede ser un círculo virtuoso o vicioso. Desde la Teoría de la Reputación Corporativa se habla de un círculo virtuoso cuando se produce la transferencia reputacional entre el CEO de una empresa y su compañía, o viceversa. Es decir, puede ser el primer ejecutivo el que aporte parte de su reputación personal y profesional a la organización, como es el caso de los liderazgos consolidados, en los que la reputación corporativa se nutre en un tanto por ciento muy variable según las fuentes científicas consultadas. También sucede que cuando uno de estos reputados CEO es relevado por un nuevo ejecutivo ocurre justamente lo contrario: que la compañía es la que le aporta, al menos durante un tiempo, su reputación como organización con una larga trayectoria de cumplimiento con sus principales grupos de interés.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.