Nace una nueva profesión relacionada con la comunicación: el community builder

Los grandes cambios que está experimentando la sociedad en los últimos años tienen también su reflejo en el ámbito laboral, como no puede ser de otra manera. Una de esas transformaciones que estamos presenciando es el aumento de unos nuevos entornos de trabajo llamados espacios de coworking.

De acuerdo con un estudio reciente de BNP Paribas Real Estate en España, el auge del coworking responde a dos causas principales: a que la mentalidad y las formas de trabajar de profesionales ha cambiado y a que, tras la gran crisis económica sufrida en los últimos años, los empresarios se esfuerzan más que nunca por buscar de manera constante la eficiencia y la reducción de costes. Optimizar los espacios de trabajo y diseñar open spaces parecen dar respuesta a ambas necesidades.

Centrándonos en lo que nos ocupa, estos nuevos espacios están ideados no solo para reducir costes, sino también para favorecer la comunicación, las sinergias, la venta cruzada o la creatividad, entre otros aspectos.

De ahí ha nacido una nueva profesión ligada a la comunicación. Se trata de la figura del community builder. Este perfil tiene la misión de crear esas sinergias que se persiguen entre los profesionales que comparten un espacio de trabajo concreto. Debe favorecer la comunicación constante entre ellos y crear una suerte de identidad propia y comunidad. Y ello se consigue a través de una gestión diaria de los coworkers del espacio colaborativo en cuestión.

Tan importante es esta figura, que los expertos en coworking recomiendan primero contratar un community builder antes incluso de alquilar las oficinas. Es decir, la creación de la comunidad y de cómo sus miembros van a interactuar entre sí va primero y, después, se diseña el espacio de trabajo. Según esos mismos expertos, prescindir de esta figura y este diseño previo sería catastrófico para el negocio.

Según el portal de búsqueda de espacios de coworking www.comunidadcoworking.es, algunas de las funciones de un community builder son:

  • Dedicar tiempo para intentar “conocer” los perfiles de los coworkers
  • Conectar perfiles y construir relaciones entre la comunidad de coworkers
  • Apoyar y motivar a la comunidad a través de eventos y actividades para dinamizar el coworking
  • Tener un buen manejo de las RRSS para dar a conocer el espacio colaborativo y mantener el diálogo con potenciales miembros
  • Buscar partners, sponsors o alianzas con empresas que aporten valor o beneficio al espacio, ya sea económico o a través de “pago en especie”
  • Escuchar constantemente las opiniones de los miembros para ser capaz de identificar desviaciones, corregir tarifas, introducir nuevos servicios, etc.
  • Mantener una comunicación constante con coworkers (envío de e-mails, boletines…etc).

Por Estefanía Campos, directora en Estudio de Comunicación España.

@Ecampos1976 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.