Cómo enfrentar la resiliencia organizacional

blankMerca2.0.- Por Manuel Alonso, socio director en AB Estudio de Comunicación México

Las organizaciones están moviendo montañas para hacer frente, recuperarse y adaptarse a esta situación sin precedentes provocada por la pandemia del Covid-19. Estos esfuerzos generan preguntas: ¿Cómo promover intencionalmente resiliencia en la fuerza laboral? ¿Cómo continuar con nuestros servicios mientras cuidamos de nuestras familias, nuestra fuerza laboral, entre nosotros y nosotros mismos?

La resiliencia organizacional es “la capacidad de una organización para anticipar, prepararse, responder y adaptarse al cambio incremental y las interrupciones repentinas con el fin de sobrevivir y prosperar”. Va más allá de la gestión de riesgos hacia una visión más holística de la salud y el éxito empresarial.

Cuando se pone la resiliencia en acción, esta puede motivar e inspirar resiliencia en los demás. Puede tener un efecto compuesto en la organización y llevarla a una situación en la que el todo es bastante mayor que la suma de las partes.

La resiliencia organizacional es la manifestación de ese efecto compuesto. Se refiere a la fortaleza de la empresa para mantenerse fiel a su cultura y valores durante circunstancias de excepción, proporcionando el marco desde el cual tomar las decisiones difíciles necesarias para sobrevivir, estabilizarse y prosperar.

La resiliencia organizacional sigue siendo un imperativo estratégico, que gana en importancia a medida que las empresas enfrentan amenazas como las pandemias, delitos cibernéticos, cambio climático, inestabilidad civil y política. No es un ejercicio único, sino que se logra a lo largo del tiempo y a largo plazo.

Dominar la resiliencia organizacional requiere la adopción de hábitos de excelencia y las mejores prácticas para brindar avances comerciales al desarrollar la competencia y la capacidad en todos los aspectos de una organización. Esto permite que los líderes asuman riesgos medidos con confianza, aprovechando al máximo las oportunidades que se presentan.

Como líder o consultor externo, se puede ayudar a una organización a responder de manera más efectiva a la adversidad y desarrollar resiliencia y una mayor adaptabilidad para el futuro siguiendo algunas pautas básicas. Aquí las cinco obligadas.

Anticipar y reconocer la realidad. Si su negocio está en declive y se requerirán medidas de austeridad, infórmese. Conozca los planes de cambio, el cronograma y el alcance del impacto para que pueda desarrollar una estrategia de comunicación clara.

Manténgase involucrado y manténgalo personal. Los empleados responden de manera muy personal e individual a condiciones estresantes. Conozca los efectos estresantes del cambio organizacional y quiénes serán los más vulnerables. El toque personal es importante ahora más que nunca y es parte de la base de una cultura sostenible y resiliente.

Comunicarse, comunicarse, comunicarse. Explique el contexto y la justificación de los cambios en la organización. Controle el tono emocional de sus comunicaciones, ni “pesimismo” ni optimismo ciego. Tómese el tiempo para escuchar: una buena comunicación es una comunicación de dos vías.

Reafirme el propósito moral de su organización y ayude a los empleados a continuar encontrando significado en su trabajo. Las organizaciones que imprimen un sentido de propósito moral en el tejido de sus culturas, se enfrentan mejor al trauma y al cambio. Ese sentido de propósito surge de los valores fundamentales que permiten a la organización prosperar y lograr un lugar destacado.

Recuerde las tres C: control, compromiso y contienda. Los buenos gerentes separan activamente lo que se puede controlar de lo que no, son honestos acerca de la distinción y se enfocan en lo que está dentro de su esfera de control. Piden ayuda y continúan comunicando altos estándares de iniciativa, responsabilidad y compromiso de los empleados. Los buenos líderes usan el lenguaje de contienda contra los desafíos, entendiendo que el crecimiento organizacional y la resiliencia ocurren solo si los empleados reciben apoyo para asumir y enfrentar esos desafíos.

Siguiendo estas pautas, se puede hacer más que ayudar a una organización a manejar el estrés de la crisis actual. Puede combatirse activamente la negación, el retraimiento y el pensamiento concreto que caracterizan a las organizaciones frágiles y endebles. Al lograr optimizar la resiliencia, se puede mejorar la salud psicológica de su organización, lo que permite responder de manera más eficaz a los desafíos futuros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.