#Comunicación online: Internet, mentiras y confeti

 No será la primera vez que un personaje famoso fallece sólo en Twitter. De hecho, la legión de fans de Justin Bieber ya está acostumbrada y tiene el músculo plañidero totalmente entrenado. No en vano, el joven cantante canadiense se lleva la palma en cuanto a ‘muertes cibernéticas’ se refiere.

Actores como Adam SandlerOwen Wilson, Jackie Chan o el siempre polémico Charlie Sheen también han aguantado las bromas de los internautas aprovechando algún accidente sufrido en el transcurso de sus respectivas vacaciones.

Volviendo la mirada al panorama político en esta moda por adelantar la ya de por sí inexorable llegada de la parca, ni siquiera José María Aznar, el ya fallecido Mandela o el mismísimo comandante Fidel Castro, con su estado de salud siempre bajo sospecha, se han salvado de esta macabra tendencia en la red.

Que los bulos existen en Internet es algo conocido por todo el mundo, al igual que el hecho de que cuando cogen velocidad de propagación es casi imposible detenerlos, como el confeti una vez que se lanza y tratas de volverlo a meter en su bolsa.

Sin embargo, un programa internacional de investigación financiado por la Unión Europea está desarrollando un software capaz de detectar mentiras en las redes sociales. El objetivo del programa en cuestión es detectar las mentiras antes de que se hagan virales y responde al apelativo de Pheme, personaje de la mitología griega que era la personificación de los rumores, los cotilleos y la fama.

Si bien es cierto que el funcionamiento natural de una herramienta como Twitter acaba por corregir cualquier tipo de bulo difundido en la red, la verdad es que la velocidad de aclaración siempre es más lenta. De hecho, pueden pasar horas o incluso días antes de que la verdad aflore finalmente.

Pero, ¿cómo es capaz un programa informático de detectar el tipo de sutilezas maliciosas que acompañan normalmente a los bulos? Lo primero que hay que decir es que de momento habrá que esperar tres años para ver el resultado final del trabajo de los investigadores. Además, Pheme cuenta con el hándicap de no poder interactuar con imágenes en fotos o vídeos, cuya manipulación es una de las formas más eficaces a la hora de lanzar falsedades en las redes sociales.

Lo que sí hará Pheme, gracias al arduo trabajo de expertos en procesamiento del lenguaje, minería de textos, visualización de la información y relaciones sociales, es identificar el lenguaje sensacionalista que hay detrás de muchas patrañas y chismes.

Además de esto, para el futuro sistema será importante saber cómo se transmite la información, las expresiones utilizadas y quién lo hace, si es un periodista, un testigo o un usuario cualquiera de la red. Por último, se analizará la distribución del mensaje. O sea, el manido quién envía qué a quién, cómo y cuándo presente, por otro lado, en toda reflexión lógica que cuente con el sentido común.

Por Fernando Geijo, consultor sénior de Estudio de Comunicación España

@fergeijo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.