#Comunicación en ERES: el precio del silencio

Las organizaciones empresariales son un ejemplo claro de esa frase que viene a decir que en la vida primero hay que ser independiente para luego ser interdependiente. La gente que sabe hacerse a sí misma, como una gran marca o un gran grupo multinacional, luego suelen hacerse interdependientes ocupándose de otros, ya sean sus empleados, clientes etc. Por eso, cuando se analizan los ERES (Expedientes de Regulación de Empleo) que atraviesan algunas empresas se constata que junto a la empresa afectada hay en ocasiones otros implicados, desde accionistas, instituciones públicas, filiales del Grupo, etc. que sin ser los protagonistas concretos del proceso empresarial si lo son desde el punto de vista de la comunicación. Si entonces, un accionista de referencia o institución pública implicada opta por el silencio, por  callar,  para dar a entender que está al margen del proceso de reestructuración, esta actitud, también, tiene su precio.

Como dice Carlos Castilla del Pino en su libro El silencio de Alianza Editorial “hay silencio cuando los posibles interlocutores no comparten un mínimo común de ideas, de sentimientos, de propósitos. Entonces, es lógico que haya un silencio, o que no haya un contenido común sobre el qué comunicar”.  Pero en las estructuras empresariales actuales esto no es lo que viene a ocurrir. Desde el nombre, a otros propósitos, objetivos o contenidos suelen ser en común. Y, en estos casos, optar por el silencio es  blandir un arma de doble filo. El no hablar hace que nuestro mensaje no sea unívoco sino, todo lo contrario, que adquiera múltiples interpretaciones.

La irrupción de las Redes Sociales obliga más que nunca a que todos los que estén implicados en un proceso acaben dando su posicionamiento antes o temprano  sobre la  reestructuración porque los implicados además de trabajadores son influyentes en su entorno. La opinión pública ya no sólo demanda información, que está en todas partes, sino sobre todo coherencia y credibilidad en las actuaciones que hacen las corporaciones.  No  hay nada más ruidoso y que pase menos desapercibido en comunicación que el silencio cuando todos esperan que ya “no calles”.

Ana Rodríguez, consultora senior de Estudio de Comunicación España

@Arodriguezgas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.