Comunicación interna. Historia de dos ciudades

Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos….” Como escribió Charles Dickens en Historia de Dos Ciudades, todos los tiempos pueden ser simultáneamente buenos y malos, y la reina de cara corriente del trono de Inglaterra convivía con la reina de rostro bonito que se sentaba en el trono de Francia.

Me gustaría utilizar esta analogía para destacar la importancia de la Comunicación interna tanto en los buenos como en los malos tiempos. Si en las épocas prósperas o sin dificultades aparentes, la Comunicación interna es una herramienta estratégica de primer orden, en los momentos de incertidumbre, recesión, cambios, ajustes y reestructuraciones, los empleados tienen derecho a recibir información objetiva, clara y transparente, a conocer cuáles son los objetivos a corto, medio y largo plazo de su compañía y qué se pide de ellos.

Si compartir información es vital en su implicación, ignorar este deber en los momentos de crisis puede ser un error fatal. En todo momento de cambio, transformación o crisis querer saber deviene una necesidad primordial: la preocupación por el futuro, por la seguridad del puesto de trabajo o por el impacto que una reestructuración o integración tendrá en la organización se convierten en una demanda imperiosa que hay que satisfacer.

Dar malas noticias evidentemente no es fácil; pero no hacerlo o hurtar información por miedo es un error. En estos momentos en los que lamentablemente en España se suceden las reestructuraciones y Expedientes de Regulación de Empleo, se observa a menudo como las empresas escatiman la información. No ya la que está directamente relacionada con las medidas de ajuste y su implementación, sino, sobre todo, con la historia del día de después, como si hubiera una especie de vacío irremediable tras la aplicación del ERE.  Sin embargo, es precisamente después del ajuste, cuando es más necesario que nunca buscar la implicación y compromiso de los que permanecen. Porque todos los tiempos son buenos para la buena Comunicación.

 

Por Adolfo Lázaro, consultor sénior. 

@Alazaro_m

 

Foto: Google Images

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.