Comunicación Interna para #LosQueTrabajamosDesdeCasa

Comunicación interna en crisisEl Publicista.- La compleja situación actual, la variedad de situaciones laborales en las diferentes empresas y sectores y todas las posibles consecuencias sociales y económicas, junto a las emocionales, resultan inabarcables en un único artículo.

Vamos a centrarnos en las empresas que por su actividad pueden tener a sus plantillas trabajando desde su casa en estos momentos, y los profesionales que teletrabajan.

Queremos al menos aproximarnos a la actualidad desde nuestra experiencia y responder a esta pregunta ¿Qué podemos aplicar en esta crisis de lo que habíamos aprendido de las crisis previas?

Aportamos cinco reflexiones y aprendizajes:

Afrontar con visión estratégica las acciones que necesitamos implantar con la urgencia y la criticidad del momento actual.  No debemos olvidar que el ahora se convierte en el antes de dentro de una semana al ritmo que “vuela” la realidad. Estas acciones preparan el terreno para la vuelta a la normalidad, cuando llegue el momento de la recuperación. Por ello, es preciso que nos preguntemos “¿en qué medida esta acción me ayuda para cuando las personas vuelvan al trabajo presencial, qué consecuencias puede tener?”

En esta línea, es especialmente importante ponderar adecuadamente el teletrabajo. Es posible que esta práctica haya venido para quedarse una vez superada la crisis, pero no en la misma medida que ahora. Es posible que las reivindicaciones de teletrabajo del pasado reverdezcan amparadas por el hecho de que “si lo hemos hecho cuando era necesario, por qué no ahora”. Aunque sea un argumento lógico, hay decisiones estratégicas que no podemos conocer ahora y que pueden limitar su extensión. Por ello, debemos ponderar sus ventajas, dar reconocimiento a las personas, poner en contexto su necesidad, pero no convertirlo en una panacea. Nuestro objetivo es generar un relato razonado, sin sobreventa, y que ayude a los profesionales a comprender las decisiones en cada momento.

Durante la crisis, aportar información fiable sobre las recomendaciones sanitarias con un afán de cuidar a las personas como primera responsabilidad para amortiguar su ansiedad sobre la situación sanitaria y contribuir a “frenar la curva de bulos”.

Necesitamos para ello canales abiertos y actualizados, periódicos y formalizados.  En la medida en que hayamos preparado el terreno en nuestras empresas previamente, estos canales serán más reconocidos por los empleados como creíbles. Si no, tenemos que construir nuestra credibilidad en los peores momentos, pero tenemos una oportunidad para hacerlo. Competimos con muchos medios y canales oficiales y oficiosos en una situación de alta expectativa. Es también una oportunidad.

Apoyar y facilitar el aprendizaje y uso de las herramientas colaborativas que permitan el teletrabajo efectivo allá donde se ha convertido en imprescindible. La comunicación interna, junto a RRHH y Tecnología debe trabajar resolviendo las dudas, facilitando la visibilidad y el reconocimiento de los equipos que ahora trabajan en remoto sin contacto. Todo con el objetivo adicional de que las personas sientan la vinculación con lo que hacen y con quién lo hacen.

Construir oportunidades de comunicación de la Dirección de la organización con los profesionales. El distanciamiento físico debe ser un estímulo para la proximidad emocional. Disponer de ocasiones para que la Dirección muestre su reconocimiento, aporte informaciones sobre la empresa, anime a las personas y equipos,… es en estos momentos una base que puede facilitar el trance futuro -tanto si las condiciones de la vuelta son positivas para todos como si no-.

En comunicación interna insistimos en la necesidad de crear un contexto de confianza y credibilidad a través de canales de conversación periódicos que nos ayuden a tener un vínculo con las personas en los periodos de crisis. Si no lo hemos hecho, quizás este sea el momento de hacerlo. La distancia física, con cada semana que pasa, genera expectativas de proximidad generalmente. Tratemos de apoyarnos en los canales digitales ofreciendo proximidad emocional con y entre las personas.

Estar preparados para la comunicación de las consecuencias laborales de esta crisis -que ya está ocurriendo en forma de ERTES en muchas empresas y en un sentimiento de incertidumbre importante en la sociedad -. Algunos consejos al respecto:

Informar sobre el proceso que se está siguiendo y las decisiones en materia laboral, normalmente siempre de la mano de la negociación social. Necesitamos habilitar canales directos y específicos de información con la plantilla sobre estos temas. Esto nos obliga a un alineamiento claro con Recursos Humanos.

Acompañar y apoyar a los mandos para gestionar la comunicación en los equipos -ahora en remoto- para dar a conocer estas decisiones. Las comunidades en redes sociales pueden sernos de gran utilidad como canal, pero es mucho más relevante el contenido que les aportemos y la seguridad con la que nuestra línea directiva se enfrenta a esta comunicación.

Sobre cómo comunicar en la fase del “Después”, debemos reconocer humildad porque la vuelta a la normalidad no solo va a depender de las recomendaciones sanitarias, sino también de las cicatrices que este virus deje en nuestro comportamiento social -miedo, queja, dolor, …- y de la situación económica personal y de nuestras empresas. En todo caso, sirva este artículo para alentarnos en la actividad de comunicación interna de hoy.

Por Concha Gómez, directora del Área de Comunicación Interna en Estudio de Comunicación

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.