Ciudadanos del mundo…virtual, gracias a la comunicación online

300 años antes de Cristo, los estoicos acuñaron el concepto de ser “ciudadano del mundo”. La verdad es que su mundo personal era pequeño y su movilidad reducida pero, en cualquier caso, su ideal cosmopolita estaba ya acuñado y predestinado para durar milenios.

En el siglo XXI, por fin, ser ciudadano del mundo es algo más que una frase y es la tecnología, en buena parte la tecnología ligada a la comunicación, la que hace posible esa especie de don de la ubicuidad virtual por el que podemos hablar con personas en otro continente, ver su cara simultáneamente, intercambiar con ellos documentos, trabajar conjuntamente en proyectos y sentir en propia carne que la globalidad no sólo es una palabra sino una realidad que modela nuestras vidas.

Ignoro cuántos millones de personas en el mundo utilizan el programa estrella de Adobe, Photoshop, pero sin duda son decenas y distribuidos por todo el planeta. Pues bien, hete aquí que con la última actualización de Photoshop CC (diciembre 2015), cada vez que el programa se abre nos muestra una ilustración cuyo autor, ahora universalizado, es un español de nombre Rubén Álvarez, que vive y trabaja en Ponferrada, capital del Bierzo.

Más allá de la innegable calidad de su trabajo, la elección de su obra como imagen de este software global pone de manifiesto la tangible realidad de los entornos virtuales propiciados por la tecnología. Rubén Álvarez no ha expuesto nunca su obra en una capital americana y ni siquiera ha viajado a Estados Unidos pero el hecho de tener su portfolio colgado en una comunidad virtual para artistas, Behance, hace posible que sus creaciones sean vistas desde cualquier parte del mundo sin tener que salir de su pueblo.

Para las empresas, para los profesionales de la comunicación que trabajamos para ellas los nuevos espacios virtuales de cobertura global son un reto para la imaginación y el buen hacer profesional porque hoy, cuando se trata de diseñar la comunicación para una compañía, los viejos esquemas de plan de comunicación resultan totalmente inútiles si no se enriquecen con acciones dirigidas a los entornos on-line, a los medios 2.0, a los espacios colaborativos y a todos los nuevos soportes tecnológicos que están cambiando la definición del espacio que ocupa el individuo, hoy con un horizonte mucho más lejano y amplio que aquel que sus ojos ven cada mañana.

Por Alberto Mariñas, socio de Estudio de Comunicación Madrid
@amarinas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.