#Comunicación online: activistas digitales

Leo que Fundéu promueve la españolización de dos extranjerismos: slacktivism y clicktivism. Lo hace mediante un simple cuestionario en el que pide a los usuarios opinión sobre qué término en español castellano sería más adecuado para sustituirlos o para evitarlos, según se mire.

Para quien no esté familiarizado con las “palabrejas”, y como explica Fundéu, “slacktivism -de slacker (gandul) y activism (activismo)- alude a las acciones realizadas a través de Internet en apoyo de una causa política o social que requieren poco tiempo, esfuerzo o participación (por ejemplo, firmar una petición en línea o unirse a un grupo de campaña en un sitio web o en medios sociales), pero que hacen que quien las practica se sienta bien apoyando esa causa. Suele usarse de forma peyorativa”. “Clicktivism -de click (clic) y activism– se refiere al uso de medios sociales y otros métodos en línea para promover una causa. En algunos casos, sobre todo si se practica por medio de acciones aisladas, se considera una forma de slacktivism (y hereda entonces su matiz peyorativo) y en otros, una fase más del activismo en pro de una causa centrada en la acumulación de apoyos en medios en línea y redes sociales”.

A mayores de aplaudir la iniciativa, para evitar que se enquisten en nuestro lenguaje términos que se pueden decir perfectamente en español y que luego acabamos utilizando sin comprender del todo qué significan ni conocer su etimología ni nada, la propia definición de los términos, sobre todo el primero (¿probamos a llamarlo ‘activismo de salón’?), pone un poco los “pelos de punta” si se lee con ojos de comunicador.

Uno de los mayores retos que tenemos en la Comunicación online es la crisis de reputación causada por la mala praxis en determinados ámbitos. Por ejemplo: ciertas páginas de peticiones en línea a las que se refiere la definición que he transcrito unas líneas más arriba. Por supuesto, totalmente a favor de posibilitar la libertad de expresarse cada cual como le parezca oportuno, siempre desde el respeto profundo a los demás. Y, también por supuesto, hago la “ola” a la opción de poder plantear una denuncia pública sobre algo que nos afecta y solicitar apoyos de todos los que buenamente quieran darlos. Pero… En fin: demasiados peros.

Por un lado, está la falta de rigor de plataformas más o menos populares que se dedican a albergar esas peticiones. Primero, porque desencadenar una caída de reputación (que puede acarrear una debacle en una empresa y sus trabajadores) no debería hacerse a la ligera. No es sólo cuestión de identificar fehacientemente al autor de la petición -que además no se hace o se hace mal- para que apechugue con las consecuencias legales; es activar filtros que permitan evitar denuncias falsas o con argumentos falsos, es abrir oportunidades reales a los afectados para que se defiendan antes de ‘lanzar´ las peticiones -sin chantajes, que también los hay-, es evitar actuaciones de quienes hayan intentado engañar al sistema tras ser rechazados en uno de esos filtros; estas, entre otras muchas cosas de pura justicia y lógica.

Y, por otro lado, ese ‘activismo de salón’: leemos la petición o denuncia por encima, nos compadecemos del supuesto “atropellado” por determinada empresa o institución, hacemos clic en “firmar la petición” y nuestra conciencia registra un subidón de ciudadanía “responsable”. Claro: no es salir a la calle a pasar frío o calor en una manifestación, cuidar a un discapacitado que no está atendido por la Administración o enfrentarse a un grupo peligroso que quiere hacer de un parque su particular campo de batalla… Todo eso hay que pensarlo con calma y decidir si nos conviene o no. Pero hacer clic desde nuestro móvil… ¡eso está hecho, colega!

Jesús Ortiz, consultor sénior de Estudio de Comunicación, España.

@JesOrtizAl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.