Comunicación: Zapatero a sus zapatos

Prescindir de lo accesorio y centrarse en lo importante es una virtud. Sobre todo si nos referimos, como en este caso, al siempre competitivo mundo de los negocios. Así, personajes de la talla del fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, o el alma mater de Apple, el fallecido Steve Jobs, se han hecho célebres por sus recurrentes indumentarias reflejo de su estilo directo de dirección empresarial: la sempiterna camiseta gris de manga corta, en el caso del primero, y el jersey negro de cuello alto, en referencia al genio de Cupertino.

Incluso el mismísimo presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha confesado en más de una ocasión que sólo lleva trajes de color azul o gris. El motivo aducido por todos ellos es la necesidad de concentrarse en su trabajo, aportar valor para los accionistas y satisfacer las necesidades de sus conciudadanos, según el caso, y eliminar de sus cargadas agendas los problemas del día a día que no tienen relación directa con la gestión de su negocio y/o responsabilidades políticas.

Obviamente, ninguno de los ejemplos mencionados con anterioridad se caracteriza por ser precisamente un experto en el mundo de la moda o de las tendencias estilísticas aunque, como es lógico, deben vestirse a diario para cumplir con los convencionalismos sociales más básicos y, de paso, evitar algún que otro escándalo mediático en relación con este tema.

Pues bien, algo parecido puede suceder cuando una empresa afronta problemas que tienen su reflejo en el mundo de la Comunicación. No se trata de su ‘core business’ pero necesitan, tanto si es cotizada en Bolsa como si no, cumplir con las exigencias y expectativas de sus diferentes ‘stakeholders’, léase consumidores, empleados o autoridades, para gestionar de manera eficaz una determinada situación desde el punto de vista informativo.

Llegado el momento, lo ideal es rodearse de auténticos profesionales del mundo de la consultoría en materia de Comunicación para que les asesoren, bien de forma directa o reforzando puntualmente los propios gabinetes de Prensa de la empresa afectada, a fin de tratar de solventar el problema en cuestión gracias a su dilatada experiencia demostrada a lo largo de los años. O lo que es lo mismo, llamar al experto, fontanero, mecánico o médico, cuando se necesita en caso de atasco de una tubería, avería del coche o problema de salud.

 

Fernando Geijo, consultor sénior de Estudio de Comunicación España

@fergeijo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.