Condecoraciones, redes sociales y empresas

El Ministerio del Interior acaba de conceder la medalla al mérito policial a su ya excommunity manager –ahora en Iberdrola– y es posible que se trate de la primera vez que en el mundo se otorga una condecoración estatal a un profesional por su labor en las redes sociales. Con el correr de los años, quien sabe si veremos a la reina de Inglaterra nombrando Sir a algún destacado tuitero. Tiempo al tiempo.

Más allá de la anécdota y de los innegables logros objetivos acumulados por Carlos Fernández Guerra en su labor en @Policía para merecer esta condecoración, me parece que el hecho viene a ser un reconocimiento palmario del importante papel que las redes sociales tienen ya en la transformación digital de la empresa y las instituciones.

Han pasado once años desde que se creara Facebook (2004) nueve de Twitter (2006) y hoy las redes sociales, después de conquistar al usuario en su vida privada, están dando el salto con decisión hacia empresas e instituciones. Mejor dicho, son las empresas e instituciones las que, tras un periodo de indiferencia o rechazo, se están volviendo por fin hacia las redes sociales para explotar en su ámbito de influencia las posibilidades que éstas les aportan y que son muchas, desde comunicación interna, transmisión del conocimiento, relaciones con los clientes o marketing online hasta campañas de concienciación o redadas digitales como las llevadas a cabo con éxito por la Policía española.

Tras más de una década, el tiempo para las dudas empresariales ya ha quedado atrás, y las compañías que aún prefieran no actuar en el ámbito de las redes sociales están cometiendo un error que les dejará en desventaja frente a sus competidores. Además, la introducción de las redes sociales en el ámbito de la empresa tiene un importante facilitador: los empleados ya se han familiarizado con su uso en el ámbito privado, algo que allanará la utilización de esas herramientas en el seno de la empresa y con propósitos profesionales.

Con condecoraciones o sin ellas, ha llegado el momento de que todas las instituciones y empresas –las grandes para rentabilizar su tamaño, las pequeñas para potenciar al máximo sus posibilidades- definan y desarrollen una estrategia de transformación digital, seguro que al final conseguirán colgarse más de una medalla y serán sus clientes, usuarios y empleados quienes se las concedan.

Por Alberto Mariñas, Socio de  Estudio de Comunicación España.

@amarinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.