Corrupción e imagen de país

españa

En estos últimos días la prensa española ha dado mucha “leña” informativa a la posición de España en el índice TI, que mide el grado anualizado de corrupción en un total 180 países del mundo. Nuestro país pierde cuatro puestos frente al año precedente y cae hasta el puesto 32. Si nos comparamos con nuestros socios europeos ocupamos uno de los últimos lugares de la lista por delante, tan sólo, de Italia, Portugal y Grecia. Si extendemos el periodo de análisis al último lustro, España retrocede significativamente tras perder una decena de puestos en la carrera contra la corrupción.

Público, uno de nuestros diarios nacionales, titulaba al respecto que “la corrupción en España se hace más visible”. Cinco Días hacia lo propio y titulaba: “Contruccion y politica minan la imagen de España”. Los medios cumplen con su obligacion, recogen este tipo de datos y denuncian el deterioro que supone la corrupción para la imagen de España en el mundo .

Pero ¿ de quien es la culpa de tanta corrupción? ¿como afecta a nuestra imagen? y, sobre todo, ¿a partir de aquí, que hacemos?

Quienes elaboran el ranking afirman que las instituciones españolas parecen hoy más corruptas que hace un año y vinculan ese avance a los numerosos casos de corrupción política ligados al sector de la construcción. Por lo tanto, habría que concluir que los políticos y los constructores son los culpables.

Pero lo sustancial de este ranking y más teniendo en cuenta que España pierde posiciones de manera acelerada en el índice TI es que dicho análisis debe servir para que los españoles tomemos conciencia de la situación, nos revelemos frente a ella y exijamos responsabilidades inmediatas. Porque esta situacion perjudica nuestra iamgen mundial, la confianza que despertamos como pais, hace escapar de España a los inversores itnernacionales y, en definitiva, acabará afectando a nuestros bolsillos.

He vivido en países peor situados que España en el TI y he comprobado “in situ” que la corrupción generalizada merma la capacidad de crecimiento de las naciones, lastra su progreso económico y demográfico y mina el orgullo y la felicidad de sus ciudadanos. En España estamos a tiempo de evitar escenarios tan lamentables. Para ello debemos exigir medidas. Entre otras, que nuestros políticos apliquen sin restricciones su manoseado discurso de “frente a la corrupción, tolerancia cero”.

Confiamos en que Público , Cinco Días y el resto de los Medios no bajen la guardia y persistan en la denuncia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.