Criticar al jefe en las redes sociales

 

Leía el otro día en un artículo publicado por ABC.es que la National Labor Relations Board de EEUU acaba de señalar que muchas restricciones que algunos empresarios han establecido para los comentarios ‘on line’ deberían ser revisadas ya que, según ha recordado, los trabajadores tienen derecho a discutir las condiciones de trabajo libremente y sin temor a represalias, si la discusión se lleva a cabo en la oficina o en Facebook.

Las autoridades federales han llegado a ordenar la reincorporación de los trabajadores despedidos por sus diversos mensajes en las redes sociales e incluso han exigido a las empresas de todo el país que reescriban sus reglas en las redes sociales. A su juicio, señalan a estas que es ilegal la adopción de amplias políticas en contra de la comunicación a través de las redes sociales, como la prohibición de comentarios o mensajes que critican al jefe. Estas políticas disuaden a los trabajadores del ejercicio de su derecho a comunicarse entre sí con el objetivo de mejorar los salarios y condiciones de trabajo.

Es evidente que, aunque las redes sociales se han convertido en herramientas empleadas por millones de usuarios, aún nos encontramos en una fase muy primigenia de su utilización y que será el tiempo el que vaya marcando los usos de las mismas. En momentos como los actuales, donde muchas empresas están sufriendo la grave crisis económica que atravesamos y están poniendo en marcha reestructuraciones que están derivando en conflictividad laboral, las redes sociales están jugando un papel de singular importancia para el intercambio de opiniones y para la movilización de los trabajadores de las compañías. Intentar poner límites a su uso, además de contraproducente, puede derivar en nuevos conflictos con implicaciones legales por limitar derechos como el de opinión, información o crítica.

Para una compañía, más sensato que el limitar el uso de las redes sociales es monitorizar lo que dicen sus empleados, utilizar las redes sociales como un canal de información a partir del cual dar adecuadas respuestas a sus demandas, opiniones o peticiones. Y si se traspasan determinados límites hacer lo que se haría en caso de que éstas se realizasen por otras vías.

Gerardo Miguel, consultor senior.

@GerardoMiguelb

 

Foto: Flikr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.