De la bellota al roble: construir identidad 2.0

El Publicista, 01/04/2013.- Creo que a estas alturas del partido no resulta nada origina afirmar que aquellos -valga para personas- y aquellas -valga para empresas- que no tienen presencia en la Red, no existen. Tampoco es muy original, pero no está de más recordarlo, nuestra presencia en redes sociales y medios online no debe ser un acto de Fe, porque el bofetón consecuente de dar un salto a la Red sin red puede ser importante.

Así que debemos partir del imperativo de que toda empresa e institución que se precie debe incluir la versión 2.0 en la construcción y definición de su Identidad Corporativa. Eso sí, de la misma forma que se establece una estrategia y unos objetivos que rigen las relaciones de la empresa con empleados, inversores, clientes, Medios de Comunicación, etc., la Identidad 2.0 debe regirse, asimismo, por una estrategia bien definida, y ambas debe estar alineadas y correctamente integradas para no dar el indeseado y negativo efecto de tener dos caras, cada una con su propia personalidad. Es decir, si en la realidad somos bajitos y más bien rellenitos; en los Social Media no podemos pretender presentarnos como el David de Miguel Ángel. Seamos coherentes pues el reflejo de ambos espejos (el online y el offline) tiene que responder al mismo sujeto.

Pero la construcción de una Identidad Corporativa 2.0 debe abordarse por fases. Imagínese que pasea tranquilamente por una plaza y de repente un hombre comienza a gritar a los cuatro vientos que es muy listo, que sabe hacer muchas cosas y que, sí, se parece al David de Miguel Ángel. Apuesto que en primer lugar se llevaría un susto, luego una sorpresa y por último sentiría vergüenza ajena. Pues algo parecido ocurre cuando uno (persona) y una (empresa) se lanzan al  ágora digital y se entra dando voces y con la única intención de que todo el que pase nos oiga pues nos encontraremos con rechazo e indiferencia.

La Identidad Corporativa 2.0 debe implantarse por fases. En ese sentido se asemeja a una planta. Para tener un fuerte roble, hay que empezar por la bellota amarga.

Pues bien, continuando con la clase de botánica. Lo primero que tenemos que hacer es encontrar la bellota. En la primera fase se impone mirar y escuchar. Debemos ser capaces de localizar las plazas más concurridas, las tertulias más interesantes y hasta a los vecinos más influyentes. Saber qué se dice, sobre quién y cómo. Conocer los localismos pero, sobre todo, aprender.

En una segunda fase, una vez que encontramos la bellota, debemos encontrar el mejor terreno. Toca analizar y definir. Es necesario procesar, clasificar, definir y descartar todos los inputs recibidos en la primera fase. Ser capaces de establecer un plan estratégico y unos objetivos que nos permitan de forma ordenada saber cuál es la mejora plaza, a qué hora está más concurrida o  dónde debo poner mi puesto. También habremos de hacer lo mismo con la tertulia y con los vecinos. Clasificarlo todo, decidir dónde queremos estar, de qué forma y, lo más importante, qué queremos decir.

Una vez planta la semilla, debemos regarla. En la tercera fase impera la construcción de un diálogo bidireccional y sincero. Donde no sólo escuchamos, respondemos y participamos activamente en la tertulia. En esta tercera fase es donde nos la jugamos, pues si nos somos capaces de construir un diálogo que interese a nuestros públicos objetivo no podremos madurar y crecer con una Identidad Corporativa Digital sólida.

La siguiente fase debe ser un compendio de elementos (agua, luz, tierra) que nos ayuden a crecer. En esta cuarta etapa debemos ser capaces de generar contenidos propios de interés, tener una presencia multicanal que responda con rapidez y eficacia a los elementos del entorno, contribuir proactivamente a nuestra comunidad, aportar soluciones, resolver conflictos y ser útiles. No sólo debemos consolidar nuestro ‘Yo Digital’, sino que los demás nos deben ver como algo útil. No somos uno más y no estamos de paso.

Si el roble ha crecido sano y fuerte dará sus frutos. Llegado este punto deberemos ser capaces de dinamizar, ser influyentes, promover y motivar a otros.

Y hasta aquí la clase de botánica. Sólo quedaría un último paso: la medición y valoración de nuestras acciones. Por suerte (o no) todo lo que se vuelca en los Medios Sociales es medible cuantitativamente y cualitativamente. Podemos saber al momento datos sobre nuestro tráfico, nuestro tamaño, hasta qué punto somos influyentes y el grado de dinamización que adquieren nuestras acciones. Esta valoración nos posibilita no sólo identificar puntos fuertes sino también corregir posibles desviaciones y comenzar nuevas iniciativas.

Todo ello nos permitirá construir una Identidad Corporativa Digital sólida, fuerte y capaz de afrontar con éxito momentos más delicados. En resumen, cual roble.

@TamarSalazar

Puede leer el artículo en la página de El Publicista o descargar la reseña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.