Debemos usar racionalmente la Internet

blankMundo Ejecutivo.- La nueva e inesperada demanda de los servicios de Internet es una gran prueba para las redes de las empresas, cuyo consumo en los Estados Unidos ha llegado a incrementarse por arriba del 50 por ciento y en más del doble en Italia, según Patrick Sullivan, jefe de tecnología de Akami, proveedor de internet.

Aunque los expertos confían en internet, diseñado desde su origen para responder a una “emergencia nuclear”, es evidente el riesgo de saturación ante la demanda creciente y la prolongación de la cuarentena en varios países.

Por lo anterior, es necesario hacer uso racional de la Internet. Debemos ser inteligentes, prácticos y tomar las herramientas adecuadas para no llegar al extremo de que las publicaciones nos lleven a mermar las habilidades y recursos que tenemos. Más allá de un uso racional de este importante recurso, también debemos frenar la recepción indiscriminada de mensajes que, paradójicamente, contribuye para la desinformación.

Cada vez que nos asalta una duda sobre algo, corremos a Internet para que nos la aclare. Somos consumidores compulsivos de información. Pero hay tal cantidad de ella que en ocasiones no somos capaces de procesarla. A este fenómeno Alfons Cornella le denominó “infoxicación”, provocada por el exceso o sobrecarga de información, que impide profundizar en los temas que se abordan. El término inglés para denominar a la infoxicación digital es “overload information”. Proviene del año 1996, antes de que Google apareciera. Estamos ante una enfermedad digital del siglo XXI.

Son muchos los medios digitales que nos bombardean con información: blogs, redes sociales, buscadores, etc. Intentamos asimilarla toda, pero, al final, nos colapsamos y no la digerimos.

Esta situación puede generarnos angustia, nerviosismo y malestar, por temor a perdernos algo de esos inputs que nos llegan, que quizá sean importantes para nuestros intereses.

Sin embargo, la infoxicación digital se cura con organización, por ello tenemos que ser capaces de filtrar la información.

Aunque el origen de la este síndrome está en la enorme cantidad de información que existe en la Internet, no implica que ésta sea el culpable del mismo. La responsabilidad de padecerlo o no, es solo nuestra, porque somos nosotros mismos los encargados de filtrar las publicaciones que queremos leer.

¿Cómo podemos filtrar y seleccionar los datos que se publican en Internet y no llegar a infoxicarnos?

Sonia Duro Limia, Consultora de Marketing Digital, Social Media y Social Selling, publicó algunas herramientas para gestionar la información digital y así evitar la infoxicación:

  1. Lectores de RSS

Un canal RSS es un archivo que contiene las actualizaciones de un blog, web, periódico o revista digital, etc., por lo tanto un lector de RSS es una herramienta que permite conocer esas actualizaciones sin necesidad de ir a la fuente original actualizada. Un ejemplo de ello sería Feedly, muy utilizado por los profesionales del marketing digital. Con ellos es posible agrupar la información que leen por categorías y facilitan su acceso.

  1. Buscar fuentes de información de calidad

Cuando gestionas la información que recibes a través de un lector de RSS es muy fácil seguir a infinidad de medios de comunicación digitales y blogueros, pero ante todo, es necesario priorizar la calidad frente a la cantidad, si no queremos que la infoxicación se apodere de nosotros. Hay que elegir 2 ó 3 fuentes principales para cada tema que sigamos, no más.

  1. Crea tu propio criterio

Ser autodidacta es posible gracias a Internet. Por tanto, llegará un momento en que tengamos un criterio propio sobre un asunto. Es el momento de parar de leer a discreción y empezar a hacerlo de forma más crítica. Verás que hay blogs que antes seguías y ahora ya no te aportan nada. No te preocupe eliminarlos. Cada cosa tiene su momento y cada blog su target.

  1. Utiliza herramientas de curación de contenidos

La curación de contenidos es la forma en que filtramos y seleccionamos la información que nos llega de las fuentes que hemos elegido. Con ellas evitamos nuestra infoxicación y minimizamos el riesgo de infoxicar a otros, ya que nos permiten compartir contenidos en nuestras redes sociales. Un ejemplo de estas herramientas es Scoop.it.

  1. Crea listas en Twitter

Aprovecha esta utilidad para agrupar perfiles o temáticas afines entre ellas. Así, cuando quieras saber sobre algo en concreto, sólo tendrás que ir a consultarlas allí. Una gran idea para huir de este mal de la era digital.

  1. Bloquea un horario en tu agenda para buscar y leer información

No estés pendiente constantemente de las actualizaciones de todos los blogs o periódicos digitales. Cada uno publica en horarios diferentes.

La recomendación de Sonia Duro es asignar unas horas concretas del día a esa tarea. Por ejemplo, puedes hacerlo a primera hora de la mañana y, quizá, también de la tarde.

  1. Marca un tiempo máximo para realizar búsquedas de información

No puedes pasar 1000 horas delante de una pantalla de ordenador o móvil escaneando noticias y leyendo títulos que, en ocasiones, no reflejan el contenido que hay detrás de ellos. ¡Olvídate! Es conveniente que decidas cuánto tiempo necesitas de verdad invertir en las novedades del día. El resto del tiempo hay que producir.

 

Por Carlos Bonilla, socio en AB Estudio de Comunciación

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.