Del periodismo empresarial al cine empresarial

El fenómeno de las películas empresariales o cintas producidas por una compañía para promover sus valores, sus productos o su imagen de la mano de un director que se aviene a rodar una cinta de encargo no es nuevo, pero sigue siendo innovador.

En el verano de 2015 escribía en este blog sobre Vale, una película que Amenabar dirigió para Estrella Damn, luego han venido otros directores y otras empresas y ahora de nuevo Amenabar ha vuelto a pisar la alfombra roja empresarial para dirigir la película con más premios que no serán para él, la de Lotería de Navidad. De una manera un poco pretenciosa hace mucho tiempo que los publicitarios llamaban “películas” a sus spots de 30 segundos, pero ahora está claro que tras esa manera de hablar debía de haber una seria aspiración que está viendo la luz en modo de cine empresarial. Danielle, el nuevo corto de Amenabar para la Lotería de Navidad es una cinta de 20 minutos, que tendrá 3:30 minutos en televisión.

En realidad este fenómeno tiene una lógica que está impuesta por el proceso de desintermediación de la información que propicia el mundo online. En un entorno comunicativo donde el contenido es el rey, tras unos años de cierto pasmo, las empresas se han dado cuenta de que ellas también pueden generar contenidos propios para influir en la información y, ahora, en la generación de emociones con el cine.

Aunque los más puristas renieguen de la expresión periodismo empresarial como una contradictio in terminis,  lo cierto es que importantes empresas hace tiempo que generan contenidos periodísticos de interés no necesariamente ligados a productos u ofertas, pero con capacidad para atraer a su público objetivo hacia las páginas de la compañía. Lo hacen compitiendo en la dura pugna del SEO y siendo capaces de colocar esos contenidos en las primeras posiciones, a partir de ahí la canalización de la audiencia está asegurada.

Se podría decir que el cine que yo he calificado como empresarial es una cosa distinta porque va a ser emitido en medios tradicionales como la TV, pero en realidad, no lo es. La producción de cintas como esta de Lotería de Navidad obedece a una estrategia global de comunicación que tiene en los medios offline un campo, pero que encontrará en el universo online millones de espectadores y un eco enorme gracias a la viralización. Al final, la programación de la cinta tendrá un alcance y una notoriedad mucho más alta que la que sería capaz de conseguir simplemente con los medios tradicionales.

Ahora bien, junto a la difusión, las empresas consiguen mediante este cine empresarial algo más, ya que logan tener a su alcance un instrumento tremendamente potente a la hora de generar emociones positivas que ligan de una manera muy efectiva a su marca, algo que la comunicación empresarial pura y dura difícilmente puede conseguir.

Por Alberto Mariñas, Director de Estudio de Comunicación España.

@amarinas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.