Deporte con red

El Comité Olímpico Internacional (COI) ha acordado no permitir el uso dentro de las instalaciones olímpicas de aplicaciones de streaming en vivo, como Periscope o Meerkat, a los deportistas y resto del personal acreditado para los Juegos de Río.

La Guía sobre Medios Sociales y Digitales elaborada por el organismo deportivo, si bien anima a los deportistas a usar las Redes Sociales para compartir sus experiencias, también establece unas normas de obligado cumplimiento. Así, deben de abstenerse de usar los símbolos olímpicos o de crear dominios, páginas o aplicaciones que use la palabra olímpica o estén dedicadas a la cobertura de los juegos.

Se impide que los deportistas puedan asumir el rol de periodistas, de manera que si escriben en un blog deben hacerlo con entradas en formato de diario en el que analicen su participación.

Además, el COI pide a los usuarios de las redes que se atengan “a los valores olímpicos de la excelencia, el respeto y la amistad” y que no incluyan ninguna manifestación “de propaganda política, religiosa o racial”. Asimismo, en las entradas primará “la dignidad y el buen gusto”; no serán discriminatorias, ofensivas, difamatorias”, ni contendrán “palabras o imágenes obscenas”.

Podemos convenir que, si bien hay algunas de estas normas, como el del uso de las aplicaciones de streaming, que puede esconder también una cuestión económica (buena parte de los ingresos del COI vienen de la venta de derechos audiovisuales), otras de las normas son de puro sentido común.

Desde que se generalizó el uso de las redes sociales, muchas empresas han comenzado a establecer manuales de uso de las redes sociales para evitar que un uso inadecuado por parte de alguno de los integrantes pueda perjudicar al conjunto de la organización. Siempre se ha dicho que resulta muy difícil poner puertas al campo, pero hacer una llamada al sentido común nunca está de más.

En el mundo del deporte, en unos tiempos en los que la cercanía física de los jugadores con los aficionados se limita a la distancia entre el terreno de juego y la grada, las redes sociales se han convertido en el punto de encuentro entre ambos. Por eso, resulta esencial que  su uso se haga con sentido común. Así se evitarían casos como los que se han producido recientemente entre futbolistas que fueron compañeros en la selección campeona del Mundo que siempre puede resultar una amenaza para la convivencia de un grupo.

Por cierto, desde los clubes de fútbol españoles comienzan a  alzarse voces que piden que la Liga establezca unos criterios de uso de las redes sociales. ¿Lo harán?

Por Gerardo Miguel, consultor sénior, Estudio de Comunicación España.

@GerardoMiguelb

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.