Descomunicación

En la gestión de la crisis económica que nos ha tocado vivir el Gobierno español tropieza una y otra vez con el reproche al desatino de la estrategia de comunicación que está siguiendo. ¿Por qué?

En política pasa como en el fútbol dónde todos opinan y están seguros de que ellos lo habrían hecho y dicho mucho mejor y así todos a una, al más puro estilo fuenteovejunero, (grupos parlamentarios en la oposición, analistas, expertos, mercados, inversores, periodistas ya sea del país o de fuera y ciudadanos mejor o peor informados), reprenden al Ejecutivo por su política de comunicación o mejor dicho de descomunicación.

Corresponde a la Historia, la que se escribe con mayúsculas, y no a mi juzgar la labor de nuestros gobernantes, pero como profesional de la comunicación no puedo sino revolverme de impotencia en mi silla cuando veo como se estrellan una y otra vez contra la incomprensión de los mercados, de los medios extranjeros y de otros gobernantes europeos tantos esfuerzos, medidas, arreglos, y por qué no decirlo también no pocos remiendos a la grave situación que atraviesa el país.

Al calvario particular que vive el Ejecutivo a golpe de subida de prima de riesgo hay que añadir la crucifixión sarcástica y que en ocasiones raya en la socarronería por no contar -al menos no contar lo suficiente- lo que está haciendo, que medidas está tomando y cuales piensa tomar, sin ambigüedades ni opacidades.

El consejo a los gobernantes se podría resumir en que en comunicación la improvisación no es un buen camino. Y que lo que se planifica sale mejor. Este consejo sirve también para la empresa privada. En la gestión empresarial no sólo hay que hacer mucho y hacerlo bien, sino que además hay que contarlo mejor, y para ello hay que poner en práctica una buena estrategia de comunicación, que antes tiene que haber sido diseñada y consensuada con la dirección.

Una estrategia de comunicación que ya de por sí nos situará en la orilla correcta del río, si nos decidimos a contar alto y claro, sin complejos y sin cortinas de humo lo que hacemos, sin olvidar contarlo dentro de casa primero y fuera después, por deferencia con los que arriman el hombro dentro de la organización por sacarla adelante.

El reto reside en conseguir transmitir lo que estamos haciendo y que al emisor le llegue nuestro mensaje de forma unánime, serena y sólida. Sólo así contaremos primero con el reconocimiento a nuestra política ya sea de negocio o para dirigir el país, y la comprensión de nuestras medidas por dolorosas que sean para todos, después.

Por Ana Pereira, consultora senior. 

@anabepereira 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.