Doctor, doctor, para curarme recéteme una buena #comunicación

La consultoría se remonta a los orígenes de las relaciones humanas y desde entonces viene siendo una forma de reflexionar para dar una respuesta basada en los consejos más adecuados. En todas las sociedades humanas ha habido guías, sacerdotes o expertos que ha sido capaz de transmitir su conocimiento y experiencia hacia otras personas o grupos para que estos sean capaces de alcanzar de mejor manera sus metas y objetivos. Para Peter Becker, consultor y reconocido programador informático «Consulting es un acto de amor: el deseo de ser verdaderamente útil a los demás. Usar lo que se sabe, o se siente, o se sufre en el camino para disminuir la carga de los demás”. No sé si nuestra profesión, la Consultoría de Comunicación, puede alcanzar tan altas cotas de romanticismo pero sí creo que estas reflexiones pueden ayudarnos a tener en cuenta que el verdadero sentido de nuestra actividad debe ser ayudar al sujeto, cliente, empresario… a identificar sus necesidades en materia de Comunicación. Es necesario comprender sus miedos e indagar en sus problemas, conocer sus propósitos, las metas y retos que desea alcanzar. Todo ello, por medio del mejor servicio, aspirando a la excelencia. Trabajar con él, a su lado –compañero de viaje- para que pueda conseguir los mejores resultados.

Como el médico al paciente, tendremos que ser, primero, capaces de hacer un diagnóstico preciso, después aplicarle el tratamiento adecuado y, más tarde, ayudarle a implementarlo hasta que el mal esté curado, o alcance la salud deseada o la mejor posible. De la misma manera que en el caso de los profesionales de la medicina, es necesario tener los oídos bien abiertos y un buen grado de psicología, dos actitudes que se verán enormemente incrementadas si van acompañadas de unos buenos años de experiencia. Ese médico que ya ha visto miles de síntomas iguales y dolencias parecidas tiene mucho camino recorrido y muchas más posibilidades de acertar.

Es importante que al sentarse ante un empresario que reclama a un profesional sus consejos para que la empresa consiga sus propósitos de comunicación e imagen, seamos capaces de escucharle y guiarle para, primero, tejer un briefing certero de la situación y, después, ayudarle a fijar unos objetivos en función de sus stakeholders, así como los canales y herramientas adecuadas para su consecución.

En la mayoría de las ocasiones, no es baladí elaborar un análisis de comunicación previo de la realidad de la compañía para obtener una foto veraz de cómo funciona y cómo la entienden tanto sus públicos externos como los internos… es decir, obtener su radiografía, escáner o resonancia para ver con nitidez su realidad y el alcance de la situación o de la lesión. Sólo así se podrá diseñar un Plan de Comunicación eficaz que establezca la estrategia adecuada y el tratamiento oportuno. Tras un buen diagnóstico, se hace necesario una buena receta y acciones pertinentes y una eficaz gestión y puesta en práctica. No es mejor una solución porque sea sofisticada, sino porque finalmente resulte acertada. Doctor, si hay que operar, se opera, pero por favor, que sea con conocimiento de causa…

Por Victoria Magro, consultora sénior de Estudio de Comunicación. España
@VictoriaMagro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.