Ébola informativo

La actuación informativa del Gobierno en el caso del contagio por ébola en Madrid ha levantado polvareda y debate. Formaciones políticas de diferente signo, instaladas en el “y tú más”, han dado muestra de una falta de respeto considerable no hacia el Gobierno, sino hacia los ciudadanos que esperamos más sensatez política en temas de tantísimo impacto. No trato de juzgar aquí la realidad de la actuación, juicio que debe corresponder a otros expertos, sino la comunicación.  Si lo analizamos desde el punto de vista profesional a mi juicio debemos concluir que la actuación informativa del Gobierno ha sido correcta por varias razones, pero sobre todo porque se impidió alarmar a la población. A pesar de la envergadura y gravedad del asunto parte de la oposición se ha mostrado inflexible llegando a pedir la dimisión de la ministra de Sanidad y del presidente del Gobierno.

La comunicación es efectiva y suficiente cuando:

Es rápida. El Ministerio de Sanidad ofreció una rueda de prensa, abierta a todos los Medios de Comunicación, instantes después del ingreso de Teresa Romero Ramos, en el Hospital Carlos III de Madrid.

Es veraz. Los responsables públicos han ofrecido todo tipo de explicaciones y detalles ante las peticiones de información formuladas desde todos los ámbitos, tanto informativos como sociales.

Se utilizan canales y soportes adecuados. Tanto los Medios de Comunicación impresos como audiovisuales han tenido acceso a la información oficial según se encadenaban nuevos datos y testimonios, sin censuras ni cortapisas informativas.

Se da la cara. Ana Mato desde el Ministerio de Sanidad, Mariano Rajoy desde el Congreso, Ignacio González y el consejero de Salud, Javier Rodríguez, desde la Asamblea de Madrid, así como  médicos y sanitarios públicos han rendido cuentas con explicaciones puntuales y todo tipo de datos pormenorizados.

La comunicación no es una ciencia exacta, pero si una técnica que precisa gente experta, voluntad de transparencia y, en casos como este, sentido del deber. Los responsables han actuado con celeridad, veracidad y sentido común. Lo que no vale en asuntos tan delicados como este es el sinsentido del “y tú más”.

Por Santiago Castaño, consultor sénior de Estudio de Comunicación España.

@santi_castano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.