El árbitro de la comunicación

Forbesha difundido recientemente los resultados de su último ranking de las 40 marcas deportivas más valiosas en cuatro categorías: negocios, equipos, deportistas y eventos.  Nike, con un valor de 17.300 millones de dólares, Real Madrid con 450 millones de euros, Tiger Woods con una valoración de 46 millones dólares y la Super Bowl serían los tops en cada una de éstas.

Estar en el pódium de honor del “branding” es objetivo de cualquier empresa. La marca es una ventaja competitiva y un factor estratégico capaz de conducir al éxito. Pero su gestión no debe quedarse en la creatividad del  logotipo y en un lema pegadizo.  Sería como pensar que el éxito de Nike fue sólo el ‘Just do it’ . La realidad es que el acierto de la multinacional fue acompañar el eslogan de una planificada comunicación que consiguió que Nike fuera y es imagen del deporte en la vida diaria y  de una forma de vida saludable.  Y, a la vez,  establecer una estrecha relación con las figuras más reconocidas del deporte desde Michel Jordan a Tiger Woods. En resumen, crear con la comunicación un contenido objetivo y subjetivo  de atributos,  valores y  personalidades que consiga que el consumidor esté satisfecho y orgullo de elegir esa marca.

Una marca tiene que activarse y “vivirse”. Lograr esto en el mundo deportivo es complejo cuando prima la contingencia de los resultados, los equipos son también empresas, sus jugadores manejan su imagen y los resultados son económicos y emocionales. Por eso, para jugar este partido es necesario un buen árbitro como la comunicación, capaz de gestionar la marca desde un planteamiento integral y global. La comunicación de la marca deportiva tiene que ir en línea con la estrategia de comunicación que se establezca desde el prisma de la empresa o institución siendo constantes y coherentes. La comunicación sirve para definir claramente el territorio en el que se va a trabajar, las audiencias, mensajes, soportes y objetivos. La comunicación apoya la marca y la marca lo soporta casi todo, si cuenta con una comunicación que ofrece rigor, equilibro y valores. Hace varios años, Nike tuvo que dar a conocer detalles de sus 700 fábricas proveedoras para salir al paso de las críticas por las malas condiciones de trabajo en lugares como China o Turquía. Reaccionó y gracias a una comunicación más transparente afrontó estas acusaciones y ha conseguido hacer de su “sólo hazlo”, como se diría en castellano, un modo de vida.

Por Ana Rodríguez, consultora sénior de Estudio de Comunicación España.

@arodriguezgas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.