El baile de la Bolsa tiene compás de MAB

blankInvertia, 11/01/2011.- Artículo de Victoria Magro, Consultora Senior de Estudio de Comunicación, sobre las circunstancias específicas en los procesos de Comunicación Financiera cuando se trata de la OPV de una PYME en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB).

Por fin, se acerca ese bonito e inolvidable día en el que una aún adolescente empieza a convertirse en dama… Los preparativos son esenciales y repercutirán de forma decisiva en que esa muchacha se sienta segura y enfrente una nueva etapa de su vida con madurez, decisión y valentía. No, esto no quiere ser una novela rosa ni un artículo musical, sino un “espejo” para quienes deseen exponerse de la mejor forma posible a un proceso de salida al Mercado Alternativo Bursátil. Al igual que en una puesta de largo tradicional, para debutar en el mercado de capitales, Continuo o Alternativo, es esencial no olvidar unas normas básicas y el aderezo de profesionales experimentados.

Hace poco asistí a un Foro en el que intervenían los principales agentes de un proceso de Salida al MAB: asesor registrado, banco colocador, asesores legales y jurídicos, empresa de comunicación… Todos ellos de forma precisa, profesional y detallada explicaron los pormenores de su actividad.

El último turno le llegó a la protagonista de la historia, a la niña de 15 años que en este caso tendría ya los 40 cumpliditos y que era la CEO de la Compañía que había salido a cotizar. Para sorpresa de todos, esta dama puso de manifiesto de forma desinhibida y natural lo difícil que había sido para su empresa dar un salto a una palestra que no dominaba, verse deslumbrada por los focos de un escenario que no controlaba y departir con numerosos agentes que no habían sido antes habituales en la gestión de su empresa.

Hay que tener en cuenta que, para una pyme aspirante al Mercado Alternativo Bursátil, empresarialmente, el contexto va a ser diferente al actual, con un nuevo ‘producto’ que vender, sus propias acciones, y un nuevo ‘cliente’ al que atender y responder satisfactoriamente, su accionariado. Dar el salto al MAB es un proceso complejo, desvestir tu empresa para dar a conocer su anatomía hasta el músculo o el hueso más minúsculo es, cuanto menos, controvertido.

El proceso de maduración de una adolescente o de una empresa en expansión debe hacerse con mimo y sin improvisaciones. Por ello, es imprescindible contar, desde su inicio, con una perfecta planificación, desarrollar una estrategia de Comunicación adecuada para crear una imagen positiva de la Compañía y generar confianza entre los potenciales inversores transmitiendo sus buenas perspectivas de futuro. Todo ello ha de hacerse sin exagerar el valor real de la compañía ni crear expectativas inalcanzables. La credibilidad futura de los nuevos inversores se gesta desde ya.

Disponer de los mecanismos adecuados desde el punto de vista de Comunicación, no sólo es necesario para lograr el máximo nivel de conocimiento de la realidad de la empresa aspirante al MAB y poner de manifiesto aquellos valores que pueden resultar atractivos y rentables para sus inversores, también hay que estar preparado para reconducir las situaciones adversas inevitables que surgen en operaciones de esta índole y que, consecuentemente, podrían afectar al buen desarrollo de la operación.

Además, en el baile no sólo danzas tú, ni la condición de anfitriona te asegura el éxito. Es esencial diferenciarte, ser la más bella, la más atractiva, la que más promete para el futuro, la que más dote aporta. Es fundamental posicionar a tu empresa como la más interesante y en una situación competitiva frente a otras compañías u otras colocaciones previstas.

Afortunadamente, el baile de la Bolsa no se acabó con las dificultades de las puestas de largo del Mercado Continuo, después de registrarse en 2009, una ausencia casi total de Salidas a Bolsa. En aquel momento los datos resultaban alarmantes: en Europa, la cifra de OPV’s durante 2009 se situó en un 78,9% por debajo del dato del año anterior, según un informe elaborado por PricewaterhouseCoopers. Por su parte, el mercado español (BME) no registró ninguna operación de Salida a Bolsa en el Mercado Continuo, ‘sequía’ que se prolongaba desde el debut bursátil de la Caja de Ahorros del Mediterráneo en 2008. No será hasta abril de 2010 cuando el Mercado dance de nuevo con la OPV de Amadeus.

Anteriormente, ya fue en el verano de 2009 cuando el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) volvió a dar lustro al parqué y comenzó a dar respuesta a las necesidades de las compañías de reducida capitalización que buscaban expandirse, con una regulación a medida, diseñada específicamente para ellas y unos costes y procesos adaptados a sus características. Pero exigiendo la transparencia necesaria para proteger a los accionistas.

Aunque el primero en lanzarse al MAB fue el “muñeco Pocoyó” (ZINKIA) en el verano de 2009, hasta finales de ese año y principios del siguiente el mercado no comienza a registrar verdadero movimiento. A finales de este año, ya son diez las compañías que cotizan en el MAB: Zinkia, Imaginarium, Gowex, Medcomtech, Negocio, AB-Biotics, Neuron Biopharma, Bodaclick, Nostrum y Altia.

Esperemos que 2011 -el año que todos conservamos la esperanza de que la crisis que nos atenaza remita y nos de un respiro para remontar- sea escenario de nuevas salidas a Bolsa y nuevas salidas al MAB. Pero, ¡cuidado! Salir a bolsa puede ser una buena solución pero debe hacerse con transparencia, ensayo, rigurosidad y concierto. Asignaturas esenciales de la Comunicación.

Puede ver la reseña aquí o acceder a la Web de Invertia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.