El 'big brother' del fútbol

Hace un año que Twitter se hizo con Periscope, la red gracias a la que se puede “descubrir el mundo a través de ojos ajenos” y que pretende ser “lo más parecido a un teletransporte”; es decir: un sistema con el que se puede emitir en streaming a través de la APP desde el teléfono móvil.

Se trata de una herramienta con uso interesante y con bastante potencial para marcas de consumo asociadas a terceros, pero también para marcas personales como la del futbolista culé Gerard Piqué. La “marca Piqué” es la de un joven irreverente, divertido y al que en cierto modo le gusta la polémica y que ahora se muestra a sí mismo y su entorno, en directo a través de Periscope. Está claro que a los fans les gusta saber qué pasa cuando un jugador entra en el túnel de vestuarios o ver en directo a qué se dedican sus futbolistas favoritos en el autobús.

Pero, lo que resulta divertido para los jugadores, a la vez que bueno para su marca personal, e interesante para el público, parece que no está tan bien visto para los clubes ni para la UEFA que “velan” por evitar la sobre exhibición de los futbolistas y temen el uso comercial que éstos hagan de sus canales.

Por ejemplo, la UEFA ya ha puesto de manifiesto el control que efectuará sobre el uso que den los jugadores a las redes sociales  en los estadios en dónde se celebren los partidos de la Eurocopa.

Por su parte, al Barça no le ha gustado que Piqué mostrase en vivo y en directo el viaje en avión y, según el diario Sport, temen que se les vaya el tema de las manos en el caso de que el equipo empiece a perder partidos y el ánimo se crispe en el vestuario. Bajo mi punto de vista, este veto no da una buena imagen del club a sus aficionados, tanto por falta de transparencia como por privarles de un punto de conexión con sus jugadores. Pero, claro: ¿cómo parar un comentario subido de tono entre jugadores que muestra la poca complicidad entre el equipo cuando se está retransmitiendo en directo y por un jugador con más de 12 millones de seguidores en Twitter (el FC Barcelona tiene algo menos de la mitad)?

En este caso, los clubes deberían aprender del ámbito corporativo, donde muchas empresas cuentan con Manuales de Estilo Online y con Políticas claras en relación al uso que sus empleados hacen de las redes sociales. Sobre todo, deberían aprender a prevenir antes que curar e ir un paso por delante anticipando las posibilidades de los social media.

Por Silvia Rodríguez, consultora de Estudio de Comunicación España.

@Silvirs

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.