El fracaso de la censura china de internet

El Gobierno de Pekín lleva años intentando ponerle puertas al campo, tratando de censurar y controlar el acceso a internet en China. Pero internet es como el aire, se cuela por las rendijas más estrechas y es muy difícil construir habitaciones estancas.  Estamos viendo estos días cómo millares de jóvenes chinos utilizan internet para convocar manifestaciones en el distrito central de Hong Kong con el objetivo de volcar el régimen comunista y enterrarlo bajo una democracia al estilo occidental. Algo que ya tiene un precedente histórico en la llamada Primavera árabe.

Pues bien, la actitud y medidas que históricamente ha adoptado el Gobierno chino contra internet es un claro ejemplo de mala gestión y de que la prohibición, el veto, la censura, tarde o temprano, fracasan. Estas manifestaciones masivas en Hong Kong se realizan a través de internet, a través de medios y redes sociales. Los hastags [de Twitter, para los menos duchos en la materia] #OccupyCentral y #HongKongProtests figuran en la lista de los más utilizados del mundo (virtual) en la citada red social. Es decir, muchos de los manifestantes en Hong Kong son usuarios de redes y medios sociales y convocan las protestas y se comunican entre sí e informan al mundo, a través de internet, mediante redes y medios sociales.

El lunes 29 de septiembre el Gobierno chino bloqueo el acceso a Instagram sin dar explicación alguna. Twiteros chinos afirman que su Gobierno lo ha hecho para evitar que las fotos de la represión, de la violencia empleada por las fuerzas de seguridad para someter a los manifestantes pro-democráticos. Pero fotos y videos circulan por internet de las protestas.

Sirva esto de ejemplo para trasladarlo a una empresa. ¿Podría una empresa censurar y ocultar todo lo que en las redes y medios sociales se dice de ella? Está claro que no, que es imposible tapar tantas bocas. Cuando alguien habla mal de una empresa  lo que hay que hacer es contestar con argumentos sólidos, refutar las acusaciones con información de garantías en la que se diga la verdad. Es decir, realizar una buena gestión de los contenidos que se publican en las distintas redes y medios sociales es algo clave para una empresa. Una tarea de los profesionales de la comunicación, que aplican su conocimiento en la materia al mundo online y no dejan nada a la casuística.

Por Juan Francés, consultor sénior de Estudio de Comunicación España.

@JuanAFrances

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.