El patrocinio baja al terreno

El universo de patrocinio tiene que evolucionar, conectar con el público en general;  y más en tiempos de crisis, cuando al final la lucha diaria de muchos ciudadanos contra la difícil situación económica sí que es un verdadero maratón.

El pasado marzo, Vodafone comunicaba que abandonada, tras siete años, el patrocinio de la escudería británica McLaren y que “la compañía había decidido fijar sus prioridades fuera del patrocinio de la Fórmula Uno”. Hace unos días, en Medios y redes, se ha comentado que la operadora de móviles bautiza la línea dos del metro de Madrid, la más antigua y de color rojo, con el nombre Línea Vodafone. La idea copia lo que ya pasa en teatros o salas de música y, aunque en eso no es original, sí lo es en que sea en lugares menos glamurosos, pero más útiles y cotidianos.

El ejemplo de Vodafone es el de un patrocinio que baja al terreno de la crisis a las grandes marcas, justo cuando los servicios públicos necesitan financiarse con fórmulas imaginativas y donde hay una gran “pole” como pueden ser polideportivos, autopistas o, incluso, la terminal de un aeropuerto, que estarán dispuestos a subir a este pódium a sus nuevos patrocinadores.

Ana Rodríguez, consultora sénior de Estudio de Comunicación. España.

@arodriguezgas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.