El peligro de preguntar sin límites

Uno de los principales grupos de usuarios en las redes sociales es, sin lugar a dudas, el de los adolescentes. Las RR.SS. son su principal medio de comunicación y de socialización. Si alguien se considera experto en este sector necesita estar en contacto con este público “hiperconectado”  para tener una imagen real de hasta dónde llega y hacia dónde va el poder y la influencia de aquéllas. Apuntando directamente a este grupo social, es cada vez más popular en España el sitio social ask.fm, que cuenta con más de 52 millones de usuarios y está presente en unos 150 países. Ask.fm es la más conocida de las llamadas redes sociales de pregunta-respuesta donde también estarían otras como Asker.us, Fritsee.com, Anonis.com y Askers.us.

Su oferta es atractiva e inofensiva a simple vista. Ask.fm permite a los usuarios hacer preguntas de todo tipo y compartir las respuestas desde el anonimato. Bajo este formato, sus usuarios preguntan lo que nunca se atreverían a hacer cara a cara o responden lo que nunca dirían sobre una persona o asunto. Así, se promueven conversaciones verídicas o no, desinhibidas, críticas de todo tipo y opiniones diversas que se extiende de un modo exponencial entre sus miles de seguidores. Además,  cuando alguien se da de alta, los incitan a transferir a sus amigos de Facebook y Google +  de tal modo que la red se amplía rápidamente.

El sitio, creado por dos hermanos letones a mediados de 2010, ha sido asociado con numerosos casos de “ciberacoso” lo que ha conducido a la retirada de muchos anunciantes. De hecho,  a finales de 2013, la plataforma hizo más visible la opción de denunciar a usuarios con una categoría de “acoso” e incluirá la posibilidad de bloquear las preguntas de una determinada persona.

Justo ahora que está abierto el debate sobre cómo incrementar la privacidad de las redes sociales, controlar el contenido denigrante y el llamado derecho al olvido, un ejemplo como el de ask.fm deja claro que hay que hacer esfuerzos para, tanto con una adecuada legislación como con educación,  conseguir que los  jóvenes actuales puedan ser los  usuarios responsables de una realidad que tiene cada vez menos de virtual y es un ámbito social que, de verdad, estamos tocando con las manos.

 

Por Ana Rodríguez, consultora senior de Estudio de Comunicación España

@Arodriguezgas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.