El silencio informativo como estrategia de comunicación

Prnoticias, 06/05/2013.- A las siete y siete minutos de una tarde lluviosa en Roma comenzaban a emerger las primeras bocanadas de humo de una diminuta chimenea en la ciudad. Sin necesidad de ningún otro comentario, gesto o comunicado oficial, el mundo entero entendió, en ese preciso instante, que 117 cardenales acababan de elegir a un nuevo Papa de la Iglesia Católica. Una hora más tarde, Jorge Mario Bergoglio, convertido ya en Su Santidad Francisco, aparecía en el Balcón de la Plaza de San Pedro certificando y confirmando con su presencia la noticia.

El sistema de comunicación empleado por la Curia no pude ser más simple y rudimentario, máxime si lo comparamos con los nuevos sistemas de comunicación 2.0 y las modernas plataformas tecnológicas de la empresa periodística. Pero la eficacia informativa de la diminuta chimenea vaticana no admite comparaciones.

Durante los tres días del proceso de elección del nuevo Pontífice no hubo ni una sola filtración que alterara la férrea política de “silencio informativo” impuesta por el conclave cardenalicio. No hubo noticias, ni comentarios, ni conjeturas, ni ruido mediático que pudiera influir en la libertad de elección o alterar con ello el sentido del voto de los allí reunidos. Hasta el minuto siete, todo aconteció de puertas para dentro.

Estamos ante un caso de Comunicación en el que los tiempos informativos se marcan desde la empresa, la Iglesia en este caso. Más de 100 fuentes directas han acatado la consigna, lo que ha permitido cero filtraciones. Los cardenales han podido así negociar internamente la elección y todos los periodistas, comentaristas e informadores del mundo entero entendieron los motivos. Ninguno de ellos ha reprochado la conducta informativa durante las reuniones en Roma. Nadie, o prácticamente nadie, ha denunciado públicamente a la Iglesia por falta de transparencia informativa

El ejemplo eclesiástico es trasladable, al menos a modo de reflexión, al terreno de la Comunicación empresarial. Cuando una empresa decide adoptar el silencio como estrategia informativa y lo hace frente a la negociación de un contrato importante, una decisión clave o un movimiento corporativo transcendental que pueda afectar a su competitividad, viabilidad o su futuro, no cabe censurar o tachar de oscurantista la actuación de sus directivos. Las empresas, como la Iglesia, tienen el derecho de proteger su actuación de los ruidos externos si estos suponen una amenaza cierta en la toma de decisiones. Debemos exigir transparencia siempre que con ella se eviten abusos económicos, sociales o de cualquier otro tipo. Pero los informadores deben respetar los tiempos que marque en cada caso la legislación mercantil, los reguladores del mercado o el interés público a la hora de informar. Muchas veces la información o, mejor dicho, la manipulación informativa ponen en riego el trabajo de las empresas y con ello el futuro de trabajadores, clientes y proveedores.

Los periodistas tienen derecho y el deber de informar cuando con ello se protege el interés general. Apelando a ese mismo derecho, las empresas tienen derecho a que se respeten los tiempos en la información empresarial, sobre todo si con ello se pone en juego su futuro.

@santi_castano

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.