¿Eres tecnológico o antropológico?

Llan Benhaim cofundador de Vente Priveé,  una de las página web pioneras en las ventas de moda en Internet, afirmaba en una reciente entrevista que para vender online “tienes que pensar como un tendero porque este negocio no va sobre tecnología sino sobre los productos que vendes y cómo los vendes”. También, Mike Walsh, CEO del laboratorio de investigación Tomorrow, durante el 48 Congreso Internacional de Aedipe, la asociación española para la dirección y el desarrollo de personas, insistía en que “la transformación que vivimos está más relacionada con la antropología que con la tecnología. La tecnología en sí misma no cambia nada”. Ambos expertos en la redes incidían en que, a pesar del uso masivo de la tecnología, el acento, lo fundamental, es al final el contenido, el producto y, por encima de todo, el cliente con el que las Redes Sociales conversan y debería de estar en el centro de todas las decisiones.

Sus palabras son una invitación a reflexionar y preguntarnos si dentro de la comunicación en nuestros canales sociales corporativos vivimos una comunicación “tecnológica” o, por el contrario, como diría Walsh, “antropológica” donde lo que preocupa es el qué, el cómo y el porqué de lo que a través de estas RR.SS estamos contando. Además, este mensaje viene a incidir en el que muchos profesionales de la comunicación reiteramos. La forma de comunicarnos es importante pero sobre todo es más lo que contamos, sabiendo que ahora contamos con mejores medios para saber de verdad qué piensan y qué quieren nuestros stakeholder, ya qué si algo han rescatado las nuevas tecnologías es a ellos.

Las campañas de publicidad, las grandes inversiones en imagen corporativa, patrocinios, etc. todas estas acciones de comunicación e inversiones son importantes pero si no tenemos en cuenta que la gran innovación en la comunicación que vivimos es que podemos escuchar, conversar con nuestros clientes, inversores, empleados, etc. al final el uso de estas herramientas de social media en nuestra empresa puede llegar a ser hasta desmotivador.

Necesitamos marcar los objetivos y contar con planes de comunicación donde definamos como vemos “nuestra antropología” de la comunicación, en dos palabras, interactuar con conocimiento.

Por Ana Rodríguez, consultora sénior de Estudio de Comunicación,  España.

@Arodriguezgas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.