Flechas contra misiles

Además de aconsejarlo madres y abuelas, hasta el sentido común dicta que todo en exceso es malo; incluso peligroso. También la Comunicación, claro. En este caso, lo difícil puede ser combatirlo con eficacia.

Resulta que los expertos en seguridad vial de todo el mundo ya van poniendo cifras al alarmante aumento de accidentes de peatones a causa de los móviles y tabletas que todos manejamos en casi cualquier situación. En España, pero también en otros países de Europa y América, ya se pone cifras al asunto: se ha duplicado el número de accidentes por distracción de los peatones. Para dar una idea, hablamos de cerca de 900 peatones fallecidos al año en España (media del último lustro) por acceder a las calzadas distraídos.

Para quienes nos dedicamos a la Comunicación, las TIC aportan, más que recursos, emociones; más que facilitarnos la vida y el trabajo, nos dan medios para desarrollar nuevos procesos de Comunicación; más que ayudarnos a estar en contacto, nos ofrecer la posibilidad de compartir y discutir ideas con cualquier persona de cualquier parte del mundo y de manera instantánea… ¡cómo no vamos a querer a esos “aparaticos” que son ya como una extensión de nosotros mismos! Es más: cómo no vamos a comprender que la gente joven (y la no tan joven) potencie sus capacidades de Comunicación con ellos. Hoy por hoy, además, en que las redes sociales nos permiten ser no sólo receptores, sino también emisores de mensajes. Si alguna vez soñamos en vivir la Comunicación en estado puro, el paraíso debió parecerse a esto.

Pero… ¡hay los excesos! Menos mal que la Comunicación puede ir también en ayuda del “exceso de comunicación”. Y si no, fíjense en la señal tomada en algún lugar de España que ilustra este post: la tuiteó @NaturPictures, que suele subir al microblogging imágenes curiosas y/o bellísimas, haciendo gala además de un gran sentido del humor.

La preocupación de las autoridades, cabe pensar que municipales, por los peatones hace llegar esa advertencia en plan “cuidado con el smatphone”. Como mensaje, es contundente; poco tecnológico, pero efectivo… siempre que el peatón no se haya distraído ya y vaya mirando la pantalla de su móvil cuando cruza por su lado. ¡Ay! Son arcos y flechas contra misiles de largo alcance. Sólo queda el alivio de pensar que si uno solo de los viandantes se percata, ya se habrá evitado un riesgo. Algo es algo.

Por Jesús Ortiz, consultor sénior de Estudio de Comunicación. España.

@JesOrtizAl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.