Hay mucho detrás de cada mascarilla

El otro día me regalaron unas mascarillas y, ¿quién iba a pensar, hace pocos meses, que ese era un buen regalo?  La crisis del COVID-19 nos ha cambiado. Hace una semana nos obsesionaba el plástico y, ahora, el látex salva vidas.  Cada objetivo tiene su momento, y, hoy, es el de la salud y la prevención sanitaria. Es el momento de decir “a partir de ahora vamos a contarlo”.

Si tuviéramos que mencionar un departamento fundamental dentro de todas las empresas en estos tiempos de pandemia, siendo justos, creo que el área de PRL (prevención y riesgos laborales) encabezaría esta encuesta.

Sin embargo, dentro de muchas organizaciones han tenido que llegar momentos tan críticos como los que vivimos para que su labor, cuidar de la salud y seguridad de los empleados, sea reconocida.

PRL ha llegado para quedarse. Para ser un área referente, tanto externa como internamente, dado que la salud es el tema primordial que, en los próximos meses, marcará la actividad o la paralización de las compañías. Por ello, se ha convertido en campo estratégico y en una oportunidad de comunicación para que las empresas busquen su marca e identidad en esta materia.

Posicionar PRL requiere sacarla de su terreno técnico de laboratorio y bajarla al terreno. Ofrecer una visión amplia de su actividad, responsables y resultados. Un trabajo que implica comunicación externa para lograr su reconocimiento y notoriedad e interna para que mantenga y avance su reputación en la organización.

Otras áreas, hoy omnipresentes, como RSC o medio ambiente, partes fundamental de la visión, estrategia e incluso ventajas competitivas de las organizaciones, también, empezaron en el campo de la especialización para, tras mucho trabajo y comunicación, ser, en muchos casos, las piedras angulares que definen el propósitos de algunas empresas.

Como siempre, el primer paso es informar con claridad, transparencia y atractivo de lo que se hace en las áreas de PRL. El segundo, poner en marcha acciones que impliquen a los empleados y otros públicos. Y, el tercero, lograr con planes de acción, mensajes y campañas interiorizar la gran importancia que tiene para los empleados, y para la sociedad en general, las actuaciones que en este campo de la salud y la prevención promueven las empresas.

Toda crisis, dicen que es una oportunidad. Aprovechemos ahora que los directores generales y los CEOs se han hecho con el discurso de la salud y la prevención y busquemos el liderazgo al máximo nivel para reactivar dentro de las organizaciones el papel y los logros de las áreas de Prevención de Riesgos Laborales.

Por Ana Rodríguez, directora de Estudio de Comunicación

@Arodriguezgas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.