Héroes de la información

Si algo se está valorando sin vacilación en esta difícil época que estamos viviendo con la pandemia del COVID-19 es la información que los periodistas y medios de comunicación nos han proporcionado con rapidez y eficacia, goteo a goteo, contrastando datos, corriendo riesgos a pie de calle, con entrevistas en directo, canutazos en las puertas de hospitales o, incluso, a enfermos hospitalizados… Totales, colas en platós y magazine en programas en los que el conductor es la única persona presente en un escenario vacío sin la compañía de otros líderes de opinión o profesionales, como anteriormente era habitual… Sin equipo de maquillaje, de atrezo, de puesta en escena… Directores, jefes de sección de Empresa, Economía, Política, Sociedad, Cultura… etcétera, dirigiendo desde su casa -en un despacho improvisado y lleno de objetos inconsecuentes con la realidad de su trabajo y de su concentración y con unos medios tecnológicos acotados e insuficientes- a todo su equipo de redacción que, a su vez, desde otro habitáculo provisional, ejerce su responsabilidad acompañado de sus posibilidades y de su inspiración.

A todos nos ha llegado por las mismas y diversas plataformas la información, una información que además de mantenernos en la realidad ha llenado nuestros días y nuestras horas, tal vez las más largas de nuestras vidas: por la prensa escrita y la digital, la televisión, la radio, por todos los medios que han hecho de pantallas mágicas, de altavoces permanentes, para acompañarnos e informarnos, para darnos compañía.

Pero estos son, paradójicamente, los mismos profesionales que ahora se ven amenazados por medidas laborales que afectan a su trabajo, desde el recorte de sus jornadas, la incertidumbre de su futuro, la reducción de sueldos… impuestas por empresas, grupos y holding que sufren los rigores de la crisis mientras esperan que las ayudas del gobierno lleguen o se manifiesten.

Sirva este post para romper una lanza por ellos, por los profesionales de la Información que han estado incansablemente al pie de una “calle“ infectada, peligrosa y amenazadora, pero erguidos ante la actualidad; la que nos ha llegado a todos nosotros, los confinados, en un momento en el que los ciudadanos reclamamos y necesitamos más que nunca su trabajo. Gracias, compañeros. Esperemos que el sector sobreviva y las empresas puedan hacer un ejercicio de responsabilidad, esfuerzo y solidaridad.

Por Victoria Magro, Directora de Desarrollo Corporativo

@victoriamagro

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.