Imagen y Realidad (Diario Abierto)

6imagen y realidad
Alarmante. Según el último barómetro del CIS una de las principales inquietudes de los españoles, la tercera tras el paro y la crisis económica, es la falta de credibilidad de la clase política. Entienden los españoles que los partidos políticos son incapaces de frenar comportamientos corruptos, fraudulentos y desleales generalizados. No todos los políticos responden al mismo patrón, es verdad, pero la sociedad tiene esa visión y la percepción se extiende como una mancha de aceite a todo el colectivo.

Sorprendente. Tras la radiografía sociológica se ha dicho que los políticos españoles tienen un problema de imagen, ellos mismos lo afirman, dando a entender con ello que la comunicación y la información han fallado o no les amparan.

Chocante. Considerar una cuestión de imagen lo que está sucediendo con nuestra clase política en nuestro país es motivo de preocupación para quienes nos dedicamos a comunicar. Sabemos por experiencia que es imposible contrarrestar una situación tan lamentable como la actual si los que mandan no ponen decididamente freno a tanto latrocinio. Los profesionales de la comunicación no tienen la vara mágica con la que enmascarar conductas tan deshonestas, sean políticas o empresariales. En Comunicación, los profesionales pueden hacer una buena “cesta”, pero es condicio sine qua non contar con “mimbres” para ello, llámense dirigentes empresariales, líderes políticos o productos comerciales. Por mucha comunicación y publicidad que se haga, un detergente que no lava, no lava; y la gente acaba por no comprarlo. Punto.

Concluyente. Una campaña de comunicación sirve para poner en valor una buena gestión, para dar a conocer de forma masiva y rápida un proyecto, para contrarrestar ataques injustos de terceros, para explicar los planes de una compañía, para motivar a los empleados y, consecuentemente, para que individuos, empresas y marcas gocen de una buena imagen. Pero, no sirve, ni mucho menos, para que un detergente que no lava sea considerado el ‘más blanco’ o para que conductas abusivas de quienes no pagan sus trajes -y se pasean con el botín en bolsas de plástico- o vacían de patrimonio consistorios, parezcan personas abnegadas que dan su vida por servir al ciudadano.

Definitivo. El problema actual de nuestra clase política, ese que muchos llaman un problema de imagen, es un asunto de realidad, no de imagen. Y las soluciones tienen que venir de la realidad, no del mensaje o del mensajero.

Santiago Castaño
Consultor Senior
Estudio de Comunicación

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.