Independencia vs demagogia

“Solo un periodismo que pide cuentas al poder, en cualquier forma de soporte inventada o por inventar, tiene futuro. Ésa es, y será siempre, la verdadera fuerza del periodismo y de quienes lo practican: pelear por la verdad, la independencia y la libertad de información. La garantía es una prensa plural e independiente que mantenga a raya a los demagogos, a los oportunistas y a los canallas, y sostenga el futuro de los hombres libres”. Así se expresaba el escritor, periodista y académico, Arturo Pérez Reverte en un artículo titulado “En  honrosa compañía”, escrito con motivo de la celebración del 15 aniversario del grupo Vocento. Pérez Reverte hace en él un análisis de los peligros a los que se enfrenta el periodismo en la actualidad. Peligros derivados de la crisis que atraviesa el sector de la comunicación pero también de la situación social en la que han de desarrollar sus actividades los periodistas.

Dice Pérez Reverte: “En España parece imposible que alguien no milite en algo; y, en consecuencia, no desprecie o  ataque cuanto queda fuera del territorio delimitado por este algo. Aquí, reconocer un mérito al adversario -los españoles no reconocemos adversarios, sino enemigos- es tan impensable como aceptar una crítica hacia lo propio”. Algo que, a su juicio, agota a lectores, oyentes y telespectadores no alineados. Y asegura que  resulta evidente que “el periodismo se ha contaminado de ese virus peligroso”.

Para el académico, la crisis económica está siendo aprovechada por políticos y grandes corporaciones empresariales para contribuir a la autocensura de los Medios.

Coincido en buena parte con el análisis que realiza Pérez Reverte. Esta situación no sólo constituye un problema para el futuro de los hombres libres, como señala. Quienes nos dedicamos a gestionar la comunicación de empresas e instituciones también sufrimos la militancia de  medios y periodistas, sin que para ella haya de mediar una cuestión económica. Los prejuicios, las opiniones infundadas o la asunción de estas como verdades absolutas han adquirido un peso mucho más importante que la obligación periodística de contraste, lo que llega a condicionar la relación entre periodistas, medios y empresas e instituciones.

La razón de ser del periodismo es contar la verdad y hacer de contrapeso de los intereses de partidos políticos, grandes corporaciones o grupos de presión. La objetividad, la independencia, la pluralidad, son la base de un debate y un análisis sosegado  esencial para una sociedad libre en la que ciudadanos, empresas e instituciones pueden conseguir su desarrollo.

Por Gerardo Miguel, consultor sénior de Estudio de Comunicación España.

@GerardoMiguelb

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.