Influencers: ¿al margen de las normas?

Cantantes, deportistas, actores e incluso políticos expresan sus opiniones en algunas redes sociales y, con alguna frecuencia, meten la pata. Personajes cuyas opiniones cuentan con cierto predicamento entre sus seguidores se convierten en influencers en redes sociales. Pero es importante distinguir a estos influencers, que para bien o mal expresan sus opiniones en su nombre propio y solo en su nombre, de los que son apoyados y financiados por las marcas.

Marcas que han creído encontrar el camino para llegar a sus consumidores y/o potenciales gracias al gran número de seguidores que tienen en las diferentes redes sociales esos influencers. Pero, convendría recomendar a las empresas que, antes de crear vínculos profesionales/empresariales, tengan claro cosas como:

  • Estudiar la verdadera razón de que esos  influencers tengan un elevado número de seguidores.
  • Asegurarse de que las opiniones que expresen estos influencers van a ser compartidas por las marcas que intentan promocionar.
  • Cualquier cosa que pueda decir ese influencer  será identificado con la marca y podría ser recriminado a la misma.

Lo que esta claro es que contratar a un influencers puede ser rentable, pero también se puede convertir en un problema de imagen sino se elige bien. Estudiar seriamente las ventajas y los inconvenientes y analizar los riesgos es el buen camino para no llevarse desagradables sorpresas.

Por Juana Pulido, consultora sénior de Estudio de Comunicación . España

@juanapulido

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.