Internet, influencers y la comunicación de crisis en el sector lujo

Hace unos meses, la casa de moda Dolce y Gabbana sufría una conmoción generada en el gigante asiático y conocida en el mundo entero, que puso de manifiesto la fragilidad de la reputación en un sector tan necesitado de ella como es el del lujo.
Bastó un ingenioso y bien realizado vídeo de la firma con una modelo que intentaba comer pizza con palillos, para soliviantar la sensibilidad de los chinos. Hecho preocupante si tenemos en cuenta que las firmas de lujo realizan, ‘grosso modo’, el 30% de su facturación en aquel país. El desfile en Shanghái promocionado por el vídeo fue prohibido por las autoridades, las redes sociales se lanzaron contra la marca y las disculpas de los creadores resultaron escasas, también algo desatinadas, e inútiles para aplacar la furia desatada contra la marca.

Lo cierto es que ese caso supone un buen ejemplo para ejemplificar la exposición del sector del lujo a las crisis de comunicación, de dónde vienen, por qué se producen y cómo gestionarlas. De ello habla Alberto Mariñas, socio en Estudio de Comunicación, en su última tribuna para el diario digital El Confidencial. Puedes leer el artículo completo más abajo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.