Juicios mediáticos


Negocio, 30/11/2011.-
 Cuántas veces hemos oído al tomar una aceituna: ‘un minuto en la boca y toda una vida en las caderas’. Parecido le pasó a Alberto Contador: ‘50 picogramos de clembuterol ingeridos en un momento y la imagen de toda una brillante carrera deportiva, destrozada’. Este es el caso del presunto dopaje de este fantástico ciclista español -el más joven en ganar el Tour de Francia en 2007 (también lo ganó en 2009 y 2010) y el único que ha conseguido las tres grandes vueltas ciclistas del mundo (Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España)-, que se enfrenta esta semana a su puerto de montaña más duro: el Tribunal de Arbitraje Deportivo.

Si tenemos en cuenta que un picogramo es la billonésima parte de un gramo, no acertamos a entender como esa insignificante porción puede alterar tanto un organismo para ser motivo de condena y derrumbe de una gran trayectoria profesional. Es sabido que muchos deportistas sin el grado de protagonismo de Contador pero que, igualmente, habían dado positivo en pruebas de clembuterol, han sido absueltos sin tener que comparecer ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo.

Sin embargo, sí parece fácil pensar que en un año de calvario, la terrible presión mediática a la que se ha visto sometido Alberto Contador y su consecuente influencia en una Opinión Pública que opina sin tener pruebas concluyentes, ha dañado su imagen durante el litigio. Un daño que ya queda para siempre, una sombra que dejará sembrada la duda eternamente.

Existe el precedente de Marta Domínguez, la atleta palentina campeona del mundo de tres mil metros obstáculos que fue acusada en 2010 de dopaje y de suministrar sustancias prohibidas a otros deportistas. Suspendida del cargo de vicepresidenta dela Federación Españolade Atletismo, tuvo además que defenderse contra la acusación de delito fiscal en relación conla Operación Galgo. Hoyestá ya absuelta de todos sus cargos, pero ¿quién no ha retenido en su mente la imagen de una mujer vilipendiada, quién la devuelve su inmaculado pasado, quién borra la tinta de las múltiples acusaciones? Es tan fácil como abrir Internet y dar a una tecla: todo se aflora y se manifiesta automáticamente.

Casos como estos son los que, a los que nos dedicamos a la Comunicación profesional, nos hacen darle aun más importancia, si cabe, a la imagen y ala reputación. Sonestos factores intangibles con un valor incalculable que, al igual que en el ámbito deportivo, es imprescindible tener en cuenta en el sector empresarial o en el institucional. Todos los públicos son susceptibles de caer en una ratonera, de ser víctima de una maquinación, de ser engañados o verse enredados; en el mejor de los casos, el azar en contra o la mala suerte puede colocarte en un sitio inapropiado en el momento menos oportuno.

Cuando las empresas y sus directivos son acusados y se enfrentan a proceso judiciales que van a tener una importante repercusión pública es necesario pensar en la imagen y poner en marcha todos los mecanismos de comunicación necesarios para amainar y paliar el daño que se produce durante un litigio, sean estos dirigentes culpables o no.

Suele darse el caso de que en este tipo de procesos con exposición pública, se dedica todo el peso de la preparación y los recursos al ámbito jurídico, sin duda, el gran protagonista. Sin embargo, los profesionales de la abogacía no deben trabajar solos; los profesionales de la comunicación, sin intervenir en los aspectos legales, deben también poner en marcha su trabajo de comunicación: planificar los escenarios, establecer estrategias de comunicación adecuadas, elaborar argumentos entendibles, desmentir las falsedades y corregir las inexactitudes y preparar mensajes apropiados que permitan una fácil explicación de los hechos tanto para los periodistas como para otros públicos objetivo. No es baladí preparar el juicio mediático, máxime si tenemos en cuenta que si las percepciones de la opinión pública y de los medios de comunicación se tornan favorables repercutirán de forma positiva en el proceso judicial.

Para Contador esperamos que, después de un palmarés con seis grandes Vueltas, su mayor triunfo sea la absolución del Tribunal de Arbitraje Deportivo. Suerte. Para los empresarios que se ven sometidos a procesos similares, deseamos que al menos tengan derecho a la presunción de inocencia y sepan defender sus intereses también en los medios.

Puede acceder a la página de Negocio .

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.