La Comunicación motiva

Cuando se estaba construyendo la Catedral de Toledo, uno de los arquitectos se acercó a un grupo de obreros que estaban tallando unas piedras y les preguntó qué estaban haciendo.

Uno le contestó: «¿Tú qué crees? Sudar y tragarme todo el polvo de esta maldita piedra».

Otro replicó: «Lo que me han mandado».

Un tercero respondió: «Estoy ayudando a construir una catedral».

¿Cuántas personas pueden dar una respuesta similar a la del tercer obrero, sentirse parte de un proyecto, tras haber sufrido una reestructuración laboral en su empresa? Hace poco , el diario Cinco Días publicaba un estudio, realizado conjuntamente con Estudio de Comunicación, sobre la comunicación en las empresas que están pasando por una crisis laboral. Una de las conclusiones de este estudio era que el 78% de los trabajadores encuestados que permanecieron en una empresa tras haber pasado por un ERE dijeron no estar motivados.

Muchas veces las empresas no consideran a sus trabajadores como públicos a los que informar. Están más preocupadas de lo que piensan los analistas, los consumidores de sus productos o sus accionistas que de lo que sienten sus empleados. Pero estos son las personas que están trabajando para que los analistas analicen, los consumidores consuman y los accionistas inviertan.

Las empresas no se dan cuenta de que la comunicación interna en una compañía es siempre importante, pero adquiere un valor especial cuando la empresa está atravesando un periodo de reestructuración. Un ERE es prácticamente la única crisis en que la empresa tiene la iniciativa. De esta manera, ¿por qué no tomar también la iniciativa de informar a los trabajadores sobre el proceso por el que está pasando la compañía y no dejarla en manos de sindicatos, rumores de pasillo o prensa?

El 35% de los encuestados en este estudio supo que su empresa estaba inmersa en un ERE por los sindicatos, un 15% por un compañero y un 8% por la prensa.

La incertidumbre es el peor amigo de la eficiencia en el trabajo. Según el estudio del diario económico y Estudio de Comunicación, el 74% de los trabajadores encuestados se sentían inquietos tras haber visto cómo su empresa atravesaba un ERE. La buena comunicación interna no sólo sirve para que los trabajadores conozcan la evolución de una compañía, sino para hacerles sentir que son parte importante de la misma y motivarles en su trabajo. De esta manera, disminuye el riesgo de que los empleados muestren su desacuerdo públicamente sobre las decisiones tomadas y el problema se extienda por la opinión pública como la pólvora, perdiendo así la iniciativa con la que la empresa contaba en un principio.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.