La del pulpo…Paul

PULPO

Si el director o directora de comunicación del acuario alemán de Oberhausen se hubiera propuesto realizar una campaña de comunicación con el objetivo de incrementar la visibilidad de su centro y darlo a conocer en el mundo entero, no hubiera podido usar una estrategia que le hubiera proporcionado mayor éxito que el cosechado con el famoso adivino y ya, por méritos propios, nueva estrella del mundial, el pulpo Paul.

Los ministros en nuestro país tienen tiempo, pese a la que está cayendo, para dedicarle elogios, en Internet se suceden los artículos sobre las artes adivinatorias del cefalópodo teutón y las televisiones incluyen en sus informativos piezas sobre la mascota. Su éxito es el sueño de todos los que nos dedicamos a la comunicación.

Es posible que en su acuario ni siquiera se hubieran propuesto lanzarlo a la fama de manera premeditada, pero el hecho es que lo han conseguido. El número de reproducciones de los vídeos de sus predicciones en Youtube rondaba hace unas horas la cifra de 100.000, mientras que en el momento de escribir estas líneas, ustedes y yo sabemos que cientos de miles de notas de prensa y de comunicados a los medios caerán en el saco del olvido y no pasarán el primer filtro periodístico ni tendrán jamás su momento de gloria ni en unos informativos ni circularán a través de Internet.

¿Qué cuál es la receta de su éxito? Muy sencilla: se pone en un recipiente un tema que apasiona a las masas: el fútbol. Se añade una pizca de un ángulo informativo más bien anecdótico que no tenga que ver directamente con el juego, una historia del tipo “el bar de Manolo el del bombo”, pero que despierte simpatías: la mascota adivina. Se mezcla todo y en lugar de “pulpo a feira” obtenemos el fenómeno mediático “Paul, el pulpo pitoniso”.

Y es que no hay campaña de comunicación que con una sencilla pero original idea, que colocada de la manera más simple, pero en el momento justo y en el lugar adecuado no pueda triunfar y para muestra la del pulpo…Paul.

No sé si para el próximo mundial en Brasil nos acordaremos, los no entendidos, de los nombres de los jugadores que han sido clave en sus equipos, pero si estoy segura de que en la mente de todos estará el recuerdo de este cefalópodo alemán, al cual le deseo desde aquí una larga y próspera vida lejos de los fogones, sobre todo de los gallegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.