La dinámica del rumor

En un tiempo en el que se han puesto de moda términos como ‘posverdad’ o ‘fake news’, entender cómo circulan las noticias, falsas o verdaderas, por la red, adquiere un gran valor, sobre todo cuando se trata de contener su difusión. Por ello, resulta muy interesante el estudio de investigadores del MIT -que acaba de publicar la revista Science– que ha querido conocer la diferente distribución que se produce entre las noticias verificadas y las falsas informaciones a través de Twitter.

El resultado de la investigación es significativo, ya que según parece las falsedades llegaron más lejos, más rápido y más ampliamente, que las verdades, en todas las categorías analizadas. La razón de esto, explican los investigadores, está en que los usuarios de las redes están más predispuestos a difundir información novedosa sin importar si es real o no. Además, mientras las falsas historias inspiran temor, disgusto o sorpresa en las conversaciones, las verdaderas infunden anticipación, júbilo o confianza.

Según su análisis, una falsedad tiene un 70 por ciento más de posibilidades de ser retuiteadas. Además, frente a la creencia de  que el uso de robots tiene una importancia esencial en la difusión de estas falsas noticias, los datos recogidos por los investigadores de Massachusetts no les permite afirmar tal cosa. Al contrario, en su opinión, el comportamiento humano contribuye de una forma más diferencial a la difusión de las falsas noticias que los robots.

Si bien el estudio señala que los rumores y las falsas noticias relacionadas con la política tienen un efecto mayor en las redes, conviene que las empresas no pierdan la perspectiva a la hora de desarrollar sus estrategias de comunicación. Para las organizaciones es importante conocer estas dinámicas. La labor de escucha en las redes sociales es esencial para atajar los rumores antes de que su difusión en la red tengan efectos indeseados. Un rumor que circula por la red puede provocar una caída de la cotización de las acciones de una compañía o provocar que las ventas de un producto se resientan, por poner dos ejemplos. Por eso, y como apuntan los investigadores, resulta esencial que las acciones de contención de la desinformación traten de disuadir su difusión masiva. Conocer como funciona la dinámica del rumor es un primer paso para hacerles frente.

Por Gerardo Miguel, Director en Estudio de Comunicacion España.

@GerardoMiguelb

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.