La frontera entre la opinión y la información

Decir que la profesión periodística ha sido una de las que más han sufrido la crisis con recortes de publicidad y de plantilla es casi una obviedad. Pero, ¿cómo han afectado esos recortes a la calidad de esta profesión? Ésta es una pregunta que siempre me ha rondado la cabeza y desde hace unos meses, además de leer, escuchar y ver las noticias que me interesan, me he parado a hacer el ejercicio de cómo se trataban esas noticias.

Este análisis, basado en el día a día y no tanto en estudios, porcentajes y cifras, me ha llevado a darme cuenta de que la calidad no es la misma. Las noticias no se dan con esa objetividad y hambre por contrastar los datos que el periodismo tradicional siempre ha defendido.

Por supuesto el periodismo de calidad existe, pero un importante porcentaje de las noticias que vemos en medios online y en cadenas televisivas están basadas en el periodismo de declaración. Las prisas llevan a dar por bueno todo lo que algunos dicen, sin pensar si es verdad o mentira. La opinión de uno o de varios se convierte en información y se presenta como tal, dejando la objetividad a un lado.

Más grave es la tendencia de algunas cadenas y algunos medios de ofrecer su opinión o línea editorial en los titulares de las noticias. El periodismo de toda la vida cumple la máxima de que la opinión de un periodista se deja a un lado, y la del Medio se refleja en los editoriales y columnas de opinión. Si es información no es opinión.

El derecho a la libertad de expresión es un derecho fundamental de todos, y en él cabe la verdad pero también la mentira si ésta constituye una opinión.

El derecho a la libertad de información también es un derecho fundamental y un deber. El deber de contrastar los datos y presentar la verdad o todos los aspectos posibles de la misma para que sea el ciudadano el que saque sus propias conclusiones. No es labor del periodista condicionar este proceso.

Pero lo peor que he visto en el ejercicio de nuestra profesión en los últimos meses es el mal uso de la verdad. Me he quedado de piedra al ver cómo ciertas noticias se retuercen para poder justificar un titular. Aquella frase de William Randolph Hearst: “You provide me with the photographs, and I’ll provide you with the war” (Deme las ilustraciones que ya pondré yo la guerra) parece estar hoy más de en boga que nunca.

La profesión periodistica es bella y muy necesaria en pro de una sociedad libre e informada, con capacidad para decidir y elegir. Ojalá las estrecheces de los recursos no hagan mella en la calidad del trabajo informativo.

Por Támar Salazar, consultora sénior de Estudio de Comunicación. España.

@TamarSalazar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.