La humanización del discurso corporativo

Humanizar, ese acto de conferir un carácter humano a algo –sea un producto, un concepto o un servicio–,  se está  convirtiendo en una estrategia central de los planes de comunicación empresarial. En particular de aquellos proveedores que se mueven en los mundos de los bits y bytes, de los algoritmos y de tecnologías, que para los simples mortales resultan incomprensibles.

“Vender” a los medios de negocio información sobre un servidor, una pieza de software o un servicio hospedado en la nube es más que complicado: no les es atractiva ni fácil de entender y, por ende, se queda en la mesa de redacción para nunca llegar a los ojos de sus lectores; a menos que sean medios especializados en tecnologías de la información (TI), cuya audiencia está ávida de enterarse de las últimas novedades.

Las empresas de tecnología y de otras áreas especializadas han puesto hoy en la mira a los ejecutivos responsables de tomar decisiones estratégicas (dirección, finanzas, ventas, logística), así como a los usuarios finales y los consumidores. Es por ello que están cambiando su discurso corporativo para integrar mensajes que apelen a la innovación, la rentabilidad, el estatus, los sentimientos, el éxito y el sentido de pertenencia, entre otros.

En las recientes reuniones con los equipos de marketing y comunicación, se ha enfatizado en la necesidad de integrar formas de humanizar la manera en que se entablará  la comunicación con su audiencia objetivo. Entre las propuestas que se han planteado, destacan:

  • El testimonio de los usuarios finales. Aquellos que utilizan las herramientas tecnológicas en el día a día son quienes pueden hablar con conocimiento de causa de la manera en que éstas han agilizado su trabajo, elevado la productividad y la rentabilidad.
  • El consumidor como el gran beneficiario. El consumidor es el que saca el mayor provecho de una innovación tecnológica, sin saber exactamente cuál es ésta y cómo funciona en el backoffice. Destaca el impacto que puede tener en su vida diaria, en su trabajo y en su forma de relacionarse con la gente a su alrededor.
  • Mujeres en la tecnología. Las mujeres participan activamente en el ámbito tecnológico, y la historia que tienen que contar refleja los desafíos que han enfrentado y los logros que han obtenido en un sector dominado por los hombres.
  • Contar una historia atractiva. Una historia real que toque la vida de la gente añade un gran sentido humano a la tecnología o servicio que se quiera promover. Los alcances de la innovación son amplios y basta con buscar el enfoque y utilizar el lenguaje adecuado para captar la atención de las audiencias.
  • Con peras y manzanas. Las infografías, los whiteboards animados y los multimedia que expliquen de manera sencilla el funcionamiento e impacto de tendencias como el Internet de las Cosas o Big Data, son elementos efectivos para simplificar su entendimiento.

La elección del recurso o recursos idóneos dependerá, por supuesto, de los objetivos de que se planteen. La humanización pronto será un componente imprescindible de la estrategia de comunicación corporativa de las empresas de todos los rubros.

Por Norberto Gaona, ejecutivo de AB Estudio de Comunicación México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.