La lenta desaparición de la prensa de papel

Que la prensa en papel está en claro retroceso desde hace años no es ninguna novedad. Sin embargo, este proceso se está acelerando de forma espectacular desde que en marzo de 2016 el periódico británico The Independent decidiera abandonar su publicación en papel de forma definitiva.

Alain Weill, director general de SFR Media, propietaria de títulos como ‘Libération’ y ‘L’Express’, lo ha dejado muy claro. Tiene la total convicción de que el futuro de la prensa no pasa por seguir editando en papel: “si mañana podemos difundir informaciones de tan buena calidad  como hasta ahora prescindiendo del papel, al final, para las compañías periodísticas, no sería tan malo”.  Y es que, en su opinión, el modelo de la prensa en papel es más propio de otras épocas que de la actual. “El 60% de los periódicos en papel no se venden. Este modelo está condenado” es la rotunda sentencia del directivo francés sobre el periodismo tal y como lo hemos conocido hasta ahora.

En el mismo sentido se encuadra la decisión del diario Canadiense “La Presse” -uno de los periódicos más antiguos e importantes de Canadá- de abandonar su impresión en papel, y centrarse solo en la producción digital, de la que ya proceden el 90% de sus ingresos. El presidente del periódico, Pierre-Elliott Levasseur, ha anunciado en la web de este rotativo -no podía ser de otra manera- que el 30 de diciembre del próximo año publicarán la última edición impresa, con lo que finalizará una larga vida de 133 años en papel.

En Estados Unidos también se apuesta por las versiones digitales frente a las impresas. El Think Tank estadounidense, Pew Research Center  ha publicado recientemente un informe sobre el estado de la prensa y sus conclusiones son demoledoras. La circulación impresa diaria de los periódicos en EEUU se reduce un 10% cada año.  Y por ingresos publicitarios el panorama es todavía más desolador. Si en 2006 la facturación publicitaria era de 49.000 millones de dólares, diez años después, en 2016 se había reducido a apenas 18.000 millones, es decir, más de un 60%. El papel va a desaparecer. Parece inevitable. En nuestro país la apuesta por las versiones digitales frente a las impresas es clara, y los movimientos de los grupos editoriales  van en ese sentido. Cuando esto suceda, el periodismo tal y como lo hemos conocido habrá cambiado irremisiblemente y sólo nos quedará el recuerdo del olor de un periódico recién impreso y de una mancha de tinta en las yemas de los dedos.

Por Alejandro de Antonio, consultor sénior de Estudio de Comunicación España.

@AdAntoG

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.